Interceptado un camionero que duplicaba la tasa de alcohol circulando de forma errática por la AP-9

La Guardia Civil interceptó el pasado fin de semana a un vecino de Vilanova de Arousa, de 59 años, cuando circulaba de forma errática conduciendo un camión por la autopista AP-9. El camionero superaba el duplo de la tasa de alcohol permitida para este tipo de vehículos.

La incidencia fue observada a la altura del km. 147 de la AP-9 por un guardia civil perteneciente al Subsector de Tráfico de Pontevedra, que casualmente viajaba en su vehículo particular detrás del camión, que circulaba sentido A Coruña. Al observar el evidente riesgo que suponía para la circulación su peligrosa forma de conducir, pasó inmediato aviso a la Central Operativa de Tráfico (COTA), con el fin de que una patrulla uniformada pudiese interceptarlo, al tiempo que se mantenía con prudencia detrás del camión tratando de impedir que los demás usuarios no lo rebasaran para evitar un posible accidente.

Después de un intento fallido de que detuviese la marcha en el peaje de Vilaboa al no atender a las indicaciones que le hacía este guardia civil que viajaba en su vehículo particular, finalmente el camionero pudo ser interceptado por una patrulla uniformada del Subsector de Tráfico de Pontevedra a la altura del Km. 1,150 de la PO-531, poco después de abandonar la autopista por la salida 129 (Pontevedra Norte).

Al ser identificado se le realizó la prueba de alcoholemia que dio resultado positivo, con 0,42 mg/l en aire espirado, lo que supone una tasa casi tres veces a la máxima permitida para la conducción de este tipo de vehículos, que es de 0,15 mg/l.

Como consecuencia, el camionero fue notificado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial. Este tipo de delito puede conllevar una pena de prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. En todo caso, también lleva aparejada la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Las diligencias instruidas se entregaron en el Juzgado de Instrucción de guardia de Pontevedra, donde deberá comparecer cuando sea requerido por la autoridad judicial.