Nigrán inicia el lunes las obras que convertirán la calle Otero Pedrayo en una referencia de espacio humanizado

El Ayuntamiento de Nigrán iniciará este lunes 29 de agosto los trabajos que transformarán radicalmente y definitivamente la calle Otero Pedrayo antes de que finalice el año. Conocida por tener las peores aceras de la provincia, esta carretera vertebradora de los núcleos de Nigrán (PO-552) y Panxón (Rúa Mariñeiro) pasará del estado de abandono absoluto a la que estuvo sometida durante décadas bajo la titularidad de la Xunta a ser en dos meses un vial de referencia en las humanizaciones emprendidas por el gobierno local. La empresa encargada de esta transformación será Narom SL, adjudicataria por un importe de 1.364.422 € entre 10 ofertas presentadas con un presupuesto base de 1.315.797 € que provienen del Remanente de Tesorería del Ayuntamiento y de una subvención Reacpon de la Diputación de Pontevedra de 900.000 €.

“Retrasamos las obras hasta finales de agosto para evitar la temporada de gran afluencia turística y causar los menos inconvenientes posibles. La transformación será absoluta, será una calle irreconocible, pasará de la dejadez actual a la que la sometió la Xunta a ser una carretera amable, accesible, con puntos de encuentro para los vecinos e incluso con zona verde”, explicó el alcalde esta mañana en su encuentro con responsables de la empresa en la propia caseta de obra junto al diputado provincial Carlos López Font, el edil de Urbanismo, Diego García, y representantes de la asociación vecinal Monteferro-Panxón. En esta reunión, desde Narom SL explicaron que mientras duren las obras no se llegará a cortar nunca la carretera pero, para mayor seguridad, la circulación tendrá que ser por tramos en un único sentido iniciándose desde el margen izquierdo sentido descendente a Panxón. “A pesar de las molestias inevitables, todos los vecinos podrán acceder en todo momento a sus casas”, aclara la ingeniera responsable del proyecto.

“Desde que obtuvimos su titularidad hace poco más de un año no paramos de dar pasos para llegar hasta aquí, agradecemos la paciencia de los vecinos pero compre destacar que desde el Ayuntamiento vamos a hacer lo que no hizo la Xunta en más de 30 años de gestión”, incide González.

“Esta es una obra urgente y prioritaria. Es de justicia para los vecinos que lo vienen reclamando porque esta era seguro la carretera peor conservada de toda la provincia, acumulando decenas de denuncias por caídas en las aceras”, señala el alcalde, Juan González, quien subraya que nunca dejó de reclamarse a la Xunta, incluso plenariamente, que asumiera su competencia hasta que en el 2020 el Ayuntamiento optó por solicitar la titularidad municipal para poder emprender las obras en solitario. “Lo que no hizo la Xunta en décadas lo solventaremos nosotros en poco más de un año, afortunadamente somos un Ayuntamiento con las cuentas saneadas y podemos hacerlo”, incide González. Así, finalmente, la calle fue transferida al Ayuntamiento en julio de 2020, a continuación el consistorio contrató el proyecto y, durante más de un año se esperó por la autorización de la AXI para poder iniciar este expediente de contratación.

“La situación es absolutamente desastrosa, con unas aceras destrozadas y unos servicios que tanto ambientalmente como estructuralmente suponen un gran problema. El cambio de imagen será radical, haremos una calle mucho más amable para sus vecinos, un lugar por el que poder pasear, accesible de verdad y con puntos de encuentro en los que poder pararse a charlar o descansar, ese es el Nigrán para todos que estamos construyendo y al que se sumará esta carretera fundamental en la vertebración del municipio”, resume el alcalde.

Proyecto de humanización

La humanización comprende la totalidad de la vía e incluye la creación de una nueva zona verde en una parcela municipal a un lado de la calle Costiña. El aspecto más destacable será la completa renovación de los colectores de abastecimiento y saneamiento, creando a mayores una red separativa de pluviales que no existe actualmente, lo que causa problemas de sobrecargas en los días de lluvia y destrozo del pavimento. Asimismo, se dará al fin continuidad a las aceras que finalizan abruptamente a la altura del Centro Antena (calle Porqueira) mediante la creación de unas nuevas que sí cumplan la normativa de accesibilidad y en hormigón pulido colorado con canto en piedra, siguiendo así la estética de su vecina calle Mariñeiro. Los pasos de cebra serán, además, sobreelevados y con iluminación específica mediante una barra lateral con el objetivo de otorgarles la máxima seguridad, tal y como ya hizo el Ayuntamiento en otros del casco urbano.

Adicionalmente, se renovará el asfaltado en toda la calle y el cambio a iluminación LED con nuevas farolas con un fuste personalizado con el grabado en corte láser del escudo de Nigrán y se eliminará el tendido aéreo eléctrico y de comunicaciones que aún existe, desapareciendo los postes de la carretera. La plantación de cerezos ornamentales en todo el recorrido de las nuevas aceras otorgará a toda la zona una imagen más amable, hecho que se complementará con nuevo mobiliario urbano (bancos y papeleras).

Dentro del mismo proyecto, el Ayuntamiento de Nigrán incluye la rehabilitación de un espacio verde municipal de 450 metros cuadrados a un lado de Otero Pedrayo, en la calle Costiña, con el objetivo de convertirlo en una zona de ocio para los vecinos. En él se dispondrá de un circuito biosaludable para hacer ejercicio al aire libre, bancos y arbolado.