El BNG reclama la convocatoria urgente de la comisión especial para la municipalización de la red del agua de Vilaza

El BNG de Gondomar reclama del Alcalde la convocatoria urgente de la comisión especial para la municipalización de la red del agua de Vilaza. La Portavoz nacionalista, Manuela Rodríguez, se pone de nuevo a disposición para colaborar en la resolución del expediente, tal como ya había hecho en el pleno celebrado el 20 mayo de 2021, en que se facultó al regidor para designar los integrantes de esa comisión de la que este excluyó la oposición.

La propuesta de inicio de expediente de municipalización del servicio de abastecimiento de agua a la parroquia de Vilaza, que el Alcalde llevó a ese pleno, recogía un resumen de la normativa que establece que por ser servicios públicos de competencia de la Administración municipal tanto el suministro como la vigilancia de las aguas, “la concurrencia de situaciones anómalas o excepcionales autoriza a los Ayuntamientos a adoptar las medidas que sean precisas para garantizar la prestación de los servicios”. También hacía referencia a que “es un derecho de los vecinos exigir la prestación y, en su caso, el establecimiento del correspondiente servicio público en el supuesto de constituir una competencia municipal propia de carácter obligatorio”, y la que en la noción de servicio público van incorporados los “principios de igualdad de acceso por las personas usuarias y de la generalidad en la prestación, de modo que allí donde exista necesidad del servicio de abastecimiento es el Ayuntamiento quien debe intervenir”. Y según el propio documento, todo lo anterior es de aplicación a los vecinos de Vilaza a partir de la fecha en que la Asamblea General de la Comunidad de Aguas de Vilaza decide darse de baja como entidad (junio de 2015), ya que quedaría sin entidad prestadora del servicio.

Y la propuesta de la Alcaldía decía textualmente “eso es precisamente lo que se pretende a través de la adopción del presente acuerdo, adoptar aquellas medidas que resulten necesarias para regularizar la prestación del servicio de abastecimiento de agua en la parroquia de Vilaza”. “Y ahora, quince meses después, el Alcalde, mediante una nota de prensa en la que más que soluciones parece buscar culpables, quiere trasladar nuevamente la responsabilidad a los vecinos”, lamentan desde el BNG.

Según recoge la legislación vigente en materia de régimen local, el procedimiento concreto para tramitar un expediente de municipalización requiere de la aprobación inicial del Pleno. Previamente debe designarse una comisión de estudio compuesta por miembros de la Corporación y por personal técnico que deberá elaborar una memoria relativa a los aspectos social, jurídico, técnico y financiero de la actividad económica derivada de la prestación del servicio, determinando la forma de gestión, así como un proyecto de precios del mismo. Después de la aprobación, la memoria será expuesta públicamente por un plazo mínimo de treinta días naturales, durante los cuales podrán formular observaciones tanto particulares como entidades. Por último, finalizado ese plazo, el proyecto de municipalización deberá ser llevado nuevamente a pleno para la aprobación definitiva.

En el pleno de mayo de 2021 se acordó iniciar el procedimiento de municipalización del servicio de abastecimiento de agua de Vilaza y autorizar al Alcalde para designar a las personas integrantes de la Comisión especial redactora de la memoria. No fue hasta tres meses después, el 19 de agosto, que el Alcalde resolvió nombrar la comisión y convocarla para el 3 de septiembre de ese mismo año. En su composición, además de dos personas en representación de los usuarios y del preceptivo personal técnico de los servicios de Secretaría, Intervención y Urbanismo del Ayuntamiento, participan el propio Alcalde, como presidente, la Concejala de Urbanismo, Iria Lamas, como suplente, y el Concejal de Medio Ambiente, Brais Misa, como vocal. Ningún miembro más de la corporación, a pesar de la oferta hecha durante el debate plenario. “El Alcalde excluyó a sabiendas a la oposición, a pesar de que yo misma me ofrecí para echar una mano en todo lo que pudiera”, recuerda la portavoz del BNG.

Esa comisión debería haber redactado, en el plazo de dos meses, ampliable a otros dos, dicha memoria. “A día de hoy no consta en el expediente al que tuvo acceso el BNG acta ni documento ninguno correspondiente a reunión ninguna, por lo que desconocemos si hubo reunión o no, y, de haberla, cuál fue su resultado”. Así pues, a punto de cumplirse un año desde su constitución, “ni memoria, ni nada de nada. ¿Y aún se siente con autoridad el Alcalde para llamarle la atención al BNG y para tacharnos de electoralistas? ¿Quién hizo aquí dejadez de funciones, Sr. Ferreira?”.

Desde la organización nacionalista instan al Alcalde a que “deje de perder el tiempo arremetiendo contra el Bloque en las redes sociales y haga su trabajo: convocar, con carácter de urgencia, la comisión especial para la municipalización de la red de abastecimiento de Vilaza, que ya lleva demorado más de un año”. Y lo instan también a que modifique su composición para hacerla realmente operativa. Por lo que al BNG respecta, recuerdan, “estaremos allí donde los intereses vecinales y colectivos nos precisen”.