Los vecinos de Vilaza reclaman la regularización urgente del servicio de abastecimiento de agua en la parroquia

Los vecinos de Vilaza acuerdan en asamblea reclamar del gobierno local acciones urgentes e inmediatas para regularizar el servicio de abastecimiento de agua en la parroquia. En la asamblea, convocada por el BNG y celebrada el pasado 3 de agosto, decidieron iniciar una recogida de firmas en ese sentido. Las personas interesadas en colaborar en la recogida tienen hojas a su disposición en el Centro Cultural de Vilaza. El plazo finalizará el día 2 de septiembre a las 20:00 horas coincidiendo con una nueva asamblea parroquial donde se hará recuento de las firmas recogidas y se decidirán las siguientes acciones a desarrollar.

En la reunión, los vecinos recordaron los antecedentes de la actual situación: en diciembre de 2012 la Asamblea General de la Comunidad de Aguas para uso doméstico de Vilaza, por amplísima mayoría, aprobó la cesión de la red de la Comunidad al Ayuntamiento de Gondomar; en marzo de 2015 el Gobierno municipal del Ayuntamiento, a través de resolución de la Alcaldía de Fernando Guitián, asumió esa cesión de la Comunidad; ante este hecho, en junio de ese año la Asamblea de la comunidad acordó dar de baja la entidad, que ya no existe desde esa fecha. Posteriormente, en febrero de 2016 el Gobierno municipal del Ayuntamiento, a través de resolución de la Alcaldía de Paco Ferreira, declaró nula la resolución de 2015 que asumía la cesión, por no haberse llevado a pleno el acuerdo. Luego de esa fecha y hasta la actualidad, seis años después, la cesión sigue sin hacerse efectiva y el servicio de abastecimiento de agua en la parroquia está prestándose en precario, sin que en ningún caso pueda ser atribuible a causa de esta situación a los vecinos.

A la vista de los antecedentes, toda vez que el agua es un bien básico, que el acceso a ella es un derecho fundamental de las personas y que el servicio de abastecimiento es de competencia municipal, las vecinas y vecinos de la parroquia de Vilaza acuerdan reclamar al gobierno municipal que se realicen de manera urgente e inmediata las acciones necesarias para regularizar la situación del servicio de suministro de agua en la parroquia de Vilaza, para que la red de distribución en toda su extensión y componentes pase a ser legal y definitivamente municipalizados, para que el servicio de agua para uso doméstico a los usuarios actuales de la red parroquial sea prestado por el ayuntamiento con las mismas garantías, derechos y deberes que los demás usuarios de la red municipal, y para que se garantice también el acceso al servicio a todas las nuevas viviendas que así lo soliciten, ya que, según el expediente existente en el ayuntamiento, habría cerca de 200 solicitudes en lista de espera.

Tanto para el BNG como para los vecinos de Vilaza “es incomprensible que desde el Ayuntamiento se hicieran las cosas tan mal desde el inicio”, y, desde luego, consideran que “no es admisible que seis años después de tenerse anulado el acuerdo de cesión no se haya avanzado nada en la resolución del problema”. Es por eso que instan al gobierno local actuar ya y llaman a todos los vecinos a sumarse a esta reclamación.