El BNG exige la modificación del Plan de Sequía para adaptarlo al conjunto de la población de Gondomar

El BNG exige la modificación del Plan de Sequía para adaptarlo al conjunto de la población del ayuntamiento de Gondomar. La organización nacionalista viene de presentar una moción para su debate en el pleno de julio en la que también incluye medidas proactivas contra la sequía.

“El pasado 26 de mayo el gobierno local presentó el Plan Municipal de Emergencia y Gestión del Riesgo de Sequía para el ayuntamiento de Gondomar. Un plan que fue elaborado de manera cerrada, sin el concurso y colaboración de los agentes municipales implicados en el ciclo del agua, nombradamente las comunidades de aguas y el peso poblacional al que estas dan servicio, y de espaldas también al conjunto de la corporación municipal. Un nuevo ejemplo de la nula apertura a la participación vecinal y social por parte del gobierno de Paco Ferreira. Fruto de esa falta de participación y, por tanto, de posibilidad de aportaciones al documento, este plan nace insuficiente por no decir inservible”, indica la portavoz municipal del BNG, Manuela Rodríguez.

El propio plan dice que la población afectada por su desarrollo es de 6.735 habitantes, cuando la población total del ayuntamiento de Gondomar en el momento de la redacción del documento ya era de 15.605 habitantes; también recoge que solo describe y estudia los sistemas de abastecimiento pertenecientes a la red municipal. “No tiene sentido hacer un Plan de Sequía sin un trabajo previo de análisis de la situación de la totalidad de la población, y este deja fuera a nada menos que el 56,8%, que es la que gestionan las comunidades de aguas”, indica Rodríguez. “Es una irresponsabilidad obviarla, ya que el período de sequía afecta a toda la población”.

Medidas proactivas contra la sequía

Para el BNG es fundamental ahondar en la importancia del ahorro y en la toma de conciencia individual en términos de consumo responsable y aprovechamiento de los recursos. La contribución y la suma de las acciones individuales son el inicio del camino para una responsabilidad social sostenible que debe ejemplificarse a través de la responsabilidad de la propia administración local.

Es por eso que el BNG viene de presentar una moción en la que solicita del Pleno de la Corporación municipal instar al gobierno local a elaborar un Plan Integral de Abastecimiento y Saneamiento de agua para todo el ayuntamiento, incorporando las distintas recomendaciones para una “Nueva Cultura del agua”; elaborar una Ordenanza municipal de la eficiencia y el ahorro; establecer campañas sobre consumo responsable, ahorro y concienciación ante el cambio climático; crear el Consejo Municipal del agua como órgano participativo y consultivo en la gestión del agua, donde estén representadas las Comunidades de Aguas; y establecer convenios de colaboración económica y de prestación con las comunidades de aguas en su calidad de entidades suministradoras del abastecimiento a, prácticamente, el 60% de la población de Gondomar.

Asimismo, el BNG exige la modificación del Plan de Sequía para adaptarlo al conjunto de la población del ayuntamiento de Gondomar, abriendo un plazo y espacio de colaboración para su mejora por parte de todos los agentes implicados en el ciclo del agua y del conjunto de la corporación, como debería tenerse hecho desde un inicio.