La réplica de la Carabela Pinta reabre sus puertas tras someterse a una reforma integral

El Ayuntamiento de Baiona presentó este lunes la nueva equipación museística de la Carabela Pinta que, tras someterse a una reforma integral en el marco del proyecto europeo “Exploraterra”, está ya de regreso en el pantalán Cristóbal García Sarmiento. La rehabilitación se llevó a cabo en el marco de la iniciativa liderada por la Fundación Nao Victoria, financiada con Fondos Feder a través del programa Interreg V, y que cuenta con la participación de diversas instituciones, con el objetivo de poner en valor y promover el conocimiento del patrimonio cultural e histórico asociado a los viajes de descubrimiento.

El alcalde, Carlos López Prado, ha sido el anfitrión a bordo del acto de inauguración. En su visita por la renovada nave ha estado acompañado por la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva Rego, la Delegada de la Xunta de Galicia en Vigo, Marta Fernández-Tapias, por la Concejala de Cultura, Miriam Costas Irirarte, la Directora de la Casa de la Navegación y encargada también del Museo Flotante, Rosa Villar Quintero, y el coordinador de la Empresa Eurored encargado del proyecto de renovación, Raúl Costas.

El regidor ha descrito al renovado Museo Flotante de la Carabela Pinta como “una visita obligada para todos aquellos que quieran disfrutar y pasar un buen rato al tiempo que conocen la historia Universal”. El museo, al que se la ha añadido el epígrafe “1493. Noticia del Descubrimiento del Nuevo Mundo. Llegada de la Carabela Pinta”, reabre sus puertas al público este martes tras cuatro semanas de cierre para llevarse a cabo unas obras de mejora de sus instalaciones y una renovación integral de su museología.

Además de los trabajos habituales de decapado, repintado y sellado del casco, su interior, habilitado como zona museística, ha sido sometido a una actualización en diferentes elementos que ilustran el periplo intercontinental, como por ejemplo los paneles informativos y sus figuras. Por un lado, tenemos al barco como pieza histórica, que se ha rehabilitado prácticamente por completo y enriquecido y después están nuevos elementos museográficos.

También el apartado tecnológico como el del viaje en sí, de la vida a bordo. Con la renovación de todos estos elementos, se ha pretendido no sólo recuperar el discurso sino nutrirlo de nuevo contenido, ofreciendo nuevos elementos que hasta ahora no se habían mostrado como el tema de la batica, el tema técnico del timón de pala (un elemento de valor importante que hasta esta renovación ha permanecido oculto), o incluso, el tema del fanal de popa (única luz nocturna para la navegación), un elemento fundamental para la comprensión del público visitante del funcionamiento del barco.

En cuanto a la museología propiamente dicha, con los nuevos trabajos se ha fijado el foco en centrar los elementos expuestos a bordo en ser lo más fieles posible a los que llegaron en el tornaviaje del Nuevo Mundo. Se ha especificado muy rigurosamente en cuanto a los productos que se muestran corresponden al territorio donde estuvieron en el primer viaje, concretamente en las Islas del Caribe, y especialmente, lo que hoy es Haití y Puerto Rico, lo que se llamó “La Española”.

También se ha mejorado el apartado técnico para ayudar a la compresión de la vida a bordo, así como la tripulación y las personas nativas o las propias aves traídas del nuevo mundo. Además, se ha cambiado la instalación eléctrica por luz LED y también se han renovado todas las banderas y banderines. “Subsanar un vacío fundamental existente hasta esta última renovación. Lo que significa equiparar la gestión del Museo Flotante de la Carabela Pinta con lo relacionado con cualquier otro centro de interpretación o museo”, concluyó Rosa Villar.

El alcalde, Carlos Gómez Prado, destacó que “se trata de una apuesta clara por la cultura, el turismo y la conservación de nuestro patrimonio”. El regidor también hizo referencia al compromiso de convertir los pueblos colombinos en Patrimonio Histórico e hizo referencia a la firma del “Manifiesto de Baiona”, rubricado el pasado mes de abril por Baiona, Santa Fe de la Vega de Granada, Palos de la Frontera y La Gomera. Se trata de una apuesta por la creación del proyecto de la Ruta Colombina del Encuentro entre Tres Mundos. “Esto supone la creación de un Proyecto Turístico Internacional que conecte los Pueblos Colombinos de España, Sudamérica y África. Con este proyecto ambicioso dotaremos de contenido real el hermanamiento”, matizó el regidor.

Con el paso de los años la copia del navío, en el que Martín Alonso Pinzón trasladó la noticia del conocimiento de la Indias, se ha convertido en símbolo de identidad de la villa. La visita a la réplica de la Carabela Pinta es uno de los grandes atractivos que ofrece la Real Villa. Por la cubierta de la embarcación pasa un gran número de personas a visitar las instalaciones y conocer su interior, que alberga un museo colombino que recrea a los miembros de la tripulación, los indígenas americanos y los objetos traídos del nuevo mundo.

Entre las personas asistentes al acto de inauguración había también miembros de la Corporación del Concello de Baiona así como representantes de distintas asociaciones locales.