La Xunta convocará una nueva edición del programa de formación dual para personas con discapacidad

La conselleira de Promoción del Empleo e Igualdad, María Jesús Lorenzana, apoyó ayer, con su visita a la tienda de ropa Juan María by Lolola de Vigo, el empleo inclusivo, destacando la importancia, tal y como señaló recientemente ante la UE, de favorecer a través de la colaboración pública y privada el tránsito del empleo protegido al empleo común.

Juan María by lolola es la división laboral del centro especial de empleo Juan María de Nigrán, centrado en la industria de la moda inclusiva, que con el apoyo de la Xunta está desarrollando desde el año 2019 un programa de formación dual de empleo para personas con discapacidad intelectual, a lo que la Administración autonómica destinó en los últimos cuatro años un total de tres millones de euros, de los que más de 460.000 euros se invirtieron en el proyecto de Juan María by lolola. Se trata de una iniciativa en la que los diez participantes se están preparando en actividades auxiliares de comercio, al tiempo que cuentan con un contrato de trabajo en la tienda de ropa Juan María by lolola.

Según explicó Lorenzana, es un proyecto que nació para ofrecer oportunidades laborales a personas con discapacidad mediante el método “aprender haciendo”, con el que se combina formación con un empleo. La cualificación que reciben les da opción a conseguir un certificado de profesionalidad, de nivel A1. Se trata, por lo tanto, de realizar proyectos basados en un régimen de alternancia entre el empleo y la cualificación recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo. Dado el éxito del programa, la conselleira avanzó que en este 2022 convocará una nueva edición de la actuación para facilitar el acceso de las personas con discapacidad al comprado laboral común.

En palabras de la conselleira, el proyecto Juan María by lolola y otros de estas características demuestran que “si a cualquier persona se le facilitan los apoyos necesarios y se garantiza el principio de equidad en el entorno de la que forma parte, puede llegar a participar activamente en el comprado laboral y en la sociedad”. Precisamente, Lorenzana defendió la pasada semana ante la UE, en el Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores (Epsco), celebrado en Luxemburgo, que el empleo constituye uno de los medios más importantes para asegurar la autonomía, el bienestar y la plena participación de las personas con discapacidad y señaló que la no incorporación de este colectivo al mercado de trabajo implica “una pérdida injustificada de talento humano”.

La conselleira también demandó en Europa que se incrementen progresivamente los apoyos a la formación y capacitación profesional, los incentivos a la contratación y el nivel de sensibilización del tejido empresarial respeto de las oportunidades que ofrece la diversidad de perfiles.

Colaboración público-privada

Señaló, además, la importancia de apostar por la colaboración público-privada para mudar los paradigmas y dar el salto definitivo de la percepción del empleo protegido para las personas con discapacidad al empleo común y, en este sentido, indicó que es preciso poner en marcha programas como el de formación dual para personas con discapacidad intelectual en los que “la formación y empleo van de la mano”, subrayó.

Al respecto, agradeció la labor que desarrolla en este sentido el centro especial de empleo Juan María de Nigrán que en el año 2014 nació para facilitar el acceso de este colectivo a un trabajo digno.

La Administración autonómica viene trabajando intensamente en los últimos años para garantizar una verdadera integración de las personas con discapacidad. En esta tarea es fundamental, en palabras de Lorenzana, la labor desplegada por los centros especiales de empleo a los que la Consellería de Promoción del Empleo e Igualdad destina 20 millones de euros este año (un 4% más con respecto a la anualidad anterior) para generar y mantener sus puestos de trabajo. Se trata de un programa de ayudas que forma parte del Plan Emplea Discapacidad y Exclusión Social que cuenta para 2022 con un presupuesto de más de 40 millones de euros dirigidos exclusivamente a la ejecución de políticas activas de empleo para estos colectivos prioritarios para el Gobierno gallego.