Gondomar adjudica la humanización de Rosalía de Castro por 664.700 €

Las obras de humanización de la plaza Rosalía de Castro de Gondomar ya tienen adjudicataria. La empresa Prace, Servicios y Obras SA se encargará de ejecutar los trabajos por 664.700 euros en un plazo de cuatro meses tras ser elegida el pasado viernes entre un total de cuatro candidatas,Civis Global, Covsa y Excavaciones y Construcciones Manuel Pérez Portela S.L. Si las actuaciones van según lo estimado estarán rematadas a las puertas de las Fiestas Patronales de San Benito, cuya iglesia también está en el punto de mira de las humanizaciones. La reordenación del centro urbano planteada por el alcalde Paco Ferreira culminará aquí bajo una cuarta fase, aunque por el momento no hay fecha fijada para su tramitación.

Las intervenciones que afectarán a 2.500 metros cuadrados en el punto de confluencia del Miñor y el Zamáns tienen como objetivo dar continuidad al plan local ideado para dar protagonismo a sus vecinos en detrimento del vehículo privado, y que junto a la plaza Paradela y la calle Manuel Alonso supondrán más de 7.500 metros peatonalizados.

Una de las prioridades del Gobierno local es que se dé comienzo a las intervenciones de manera inminente, precisamente la dirección de obra ya visitó la zona y ultima los trámites para instalarse en el entorno de la plaza de abastos, algo que podría producirse esta misma semana. De ser así la localidad se situaría como una de las primeras de la provincia en poner en marcha el Plan Reacpon de la Diputación, que financia el 80% del montante total.

Las mejoras no solo se limitarán a la superficie, sino que contemplan la renovación integral de la red de saneamiento, que pasara a ser separativa, abastecimiento y el soterrado del tendido eléctrico y de telecomunicaciones. Ferreira aclaró que el espacio no quedará completamente excluido al tráfico rodado, aunque sí muy limitado. Se reservarán plazas para carga y descarga, a personas con movilidad reducida y servicios de emergencias, además se está estudiando la posibilidad de establecer otras en rotación. “Estamos diseñando un municipio basado en el modelo Agora, es lo que buscamos, un pueblo pensado para la gente, para el ocio y para generar zonas de recreo alejadas de los coches”, remata.