El BNG exige una rectificación de la Xunta por la suspensión de la asistencia sanitaria en 14 centros del área de Vigo

El Bloque Nacionalista Galego viene de exigir una rectificación inmediata de la Xunta por la suspensión de la asistencia, excepto urgencias o casos Covid, en 14 centros del área sanitaria de Vigo. Una delegación del frente nacionalista, en la que estuvieron presentes cargos institucionales de las comarcas afectadas y en el Parlamento gallego, se concentró este viernes delante de la delegación de la Xunta en Vigo para demandar un refuerzo de personal y recursos ante el colapso de la Atención Primaria y reclamar el fin de las políticas de recortes y privatización impulsadas por el gobierno popular de Alberto Núñez Feijóo.

“No podemos consentir que dejen sin atención a miles de vecinos y vecinas, más allá de las urgencias hay muchas patologías que precisan de atención y no pueden esperar”, advirtió durante el acto la diputada y portavoz nacionalista de sanidad, Montserrat Prado. “Es inaceptable que el área sanitaria de Vigo reciba una asistencia propia de una época de guerra, que las y los profesionales tengan que escoger cada día a quién atienden y a quién no”.

La diputada en el Parlamento gallego criticó que esta medida derive mayor presión asistencial sobre las urgencias hospitalarias, que viven una situación límite como la Atención Primaria. En ese sentido, alertó que esta falta de atención sanitaria, como ocurrió durante la fase más aguda de la pandemia, puede derivar en diagnósticos tardíos o cronificar patologías.

Prado denunció que la Consellería de Sanidade tomó esta decisión sin hablar con nadie, ni con los representantes del personal ni con los propios centros. “Una muestra más de desantención y desconsideración cara esos profesionales que llevan dado absolutamente todo”, valoró la diputada nacionalista.

Consecuencia de las políticas del PP

Desde el BNG consideran que esta “gravísima” situación no fue causada por el incremento de casos en esta sexta ola de la pandemia, de la que el PP “lejos de tomar nota pisó el acelerador en su estrategia de deterioro” de la sanidad pública. “El colapso es consecuencia de 12 años de recortes continuados, de no reponer las jubilaciones, de no atender las demandas de la población, de las y de los profesionales y de organizaciones políticas como el Bloque que ya alertamos de que se produciría esta situación”, aseguró Prado.

En particular, la portavoz nacionalista de sanidad recordó que “llueve sobre mojado” en el área sanitaria de Vigo, que una vez más sirve como “banco de pruebas” para el gobierno de Feijóo. “El objetivo del PP es apoyar la sanidad privada, pero no es posible engordarla si no funciona mal la sanidad pública”, explicó Prado. Destacó que esa decisión ideológica explica la situación crítica de la Atención Primaria y el millonario trasvase de dinero público cara empresas privadas, como la concesionaria del Hospital Álvaro Cunqueiro o Povisa.

Ofensiva del BNG por la sanidad pública

El frente nacionalista anunció una intensificación de su ofensiva en defensa de la sanidad pública. Por un lado, apoyando las movilizaciones y demandas vecinales y del personal sanitario. Por otro, mediante la acción institucional tanto en los ayuntamientos afectados como en el Parlamento gallego. En los pasados días, el BNG ya solicitó la comparecencia del conselleiro de Sanidade para que explique qué “alternativa tienen los vecinos que dejan sin atención común”.

Desde el Bloque instaron a un incremento presupuestario como primer paso para revertir esta situación, después de reducir la Xunta las partidas destinadas a la Atención Primaria este 2022. “Una evidencia de que el PP no tiene intención de rectificar en su política”, criticó Prado. Un aumento de recursos que debe ir acompañado, en opinión de las nacionalistas, de un cambio en las condiciones laborales con altas tasas de precariedad y temporalidad.

“Si cae la Atención Primaria, cae el sistema sanitario. Es la pieza angular”, destacó la portavoz nacionalista. Pidió también una apuesta por una atención sanitaria más integral, con la inclusión de profesionales en el campo de la psicología clínica, que representan un 30% de las consultas en la Atención Primaria, de terapeutas ocupacionales, farmacéuticos clínicos, trabajadoras sociales o nutricionistas.