El BNG insta a la Xunta a paralizar los proyectos eólicos en A Groba, O Galiñeiro, A Valga y en la costa de Oia

El portavoz de medio ambiente del BNG, Luis Bará instó a la Xunta a “paralizar los proyectos eólicos” previstos en la Sierra de la Groba, Sierra del Galiñeiro, monte Valga y la costa de Oia por su impacto lesivo en un medio protegido.

A través de una pregunta parlamentaria, el nacionalista trasladó al gobierno “el clamor social e institucional” contra los proyectos eólicos por su “alteración y degradación” de sierras de gran interés y riqueza. El gobierno, dijo debería tener en cuenta que 170 colectivos rechazan estos proyectos a lo que sumó miles de firmas pidiendo su paralización.

Por otra parte, añadió que los plenos de 8 ayuntamientos del Baixo Miño y Val Miñor, de todos los colores políticos, “incluido el del Partido Popular” rechazan estos proyectos. ¿Por qué el gobierno gallego quiere destruir hábitats que deberían estar protegidos por la Red Natura? preguntó Bará al vicepresidente Segundo y conselleiro de Economía. A juicio del diputado, el empecinamiento del PP manteniendo una “política depredadora” responde al interés de beneficiar a empresas privadas, “poniéndolas por encima de los intereses de la gente, del medio y del país”.

Con su decisión, afirmó, que el PP quiere pasar por áreas declaradas de interés paisajístico prioritario. Quieren destruir humedales protegidos y hábitats esenciales para el caballo gallego del monte, especie característica de la Sierra de la Groba, del Galiñeiro y de A Valga. ¿Así es cómo quieren ustedes cuidar el monte? volvió a preguntar, mientras mostraba una fotografía de la manifestación multitudinaria el pasado 16 de mayo, en la Sierra de la Groba. “Miles de personas manifestándose contra la política del Partido popular”, fueron personas, explicó el nacionalista, “que no se manifestaron contra la energía eólica y las energías renovables, se manifestaron contra la prepotencia e imposición del Partido Popular y no van a permitir la destrucción de su monte, de su medio y de su modo de vida”.

Por su parte, el conselleiro de Economía, Francisco Conde rechazó las denuncias formuladas por el nacionalista y acusó al BNG de permitir proyectos eólicos durante el gobierno bipartito a lo que Luis Bará replicó que el conselleiro “mentía” porque el gobierno del BNG impidió construir parques eólicos en la “Red Natura” en el año 2008 y de ampliarse la Red Natura, los parques a los que nos estamos refiriendo “estarían cerrados en un cajón y no en tramitación”, por lo tanto es “su responsabilidad favorecer que sean tramitados”.

Bará aludió a las declaraciones de la alcaldesa del Partido Popular de Oia, Cristina Correa que animaba al gobierno a explorar otras alternativas porque “infestar la sierra de molinos no parece lo más adecuado”. El mismo ayuntamiento que presentó 35 alegaciones criticando los parques eólicos al igual que los 8 ayuntamientos de otras comarcas que se opusieron también a los proyectos.

Una representación de diferentes colectivos asistieron al debate de la pregunta del BNG en la que Bará se refirió al estudio elaborado por el Instituto de estudios del territorio, dependiente de la Xunta que hizo “un informe contrario” a la instalación del parque eólico Albariño I por el impacto crítico sobre los valores de interés paisajístico de las zonas afectadas.

Ante todas estas evidencias, urge “dar carpetazo” a los proyectos en la Sierra de la Groba, la Sierra del Galiñeiro, Monte Valga, y la costa de Oia y desarrollar “un modelo eólico sostenible, justo, respetuoso con el medio, con las personas y que favorezca el desarrollo del país”.