Manifesto Miñor pide la creación de dos nuevas paradas de bus en la Areiña y en Vilaza

Desde la implantación del nuevo servicio de transporte público en la comarca con nuevas líneas, nuevos horarios y nuevos recorridos, en Manifesto Miñor vienen recogiendo diferentes quejas de muchas personas usuarias que entienden que las paradas establecidas no se encuentran en los lugares más idóneos o, simplemente que no existen donde serían de más utilidad. Por este motivo presentaron una moción que será debatida en el próximo pleno de la Corporación Municipal de Gondomar (pues en el celebrado esta semana no fue posible hacerlo por falta de tiempo) sobre este asunto tan necesario y que puede ayudar a la movilidad de muchos vecinos.

En concreto recogen la propuesta de los vecinos de las parroquias de Vilaza y también de Parada sobre la necesidad de establecer varias paradas de bus que le faciliten un acceso cómodo a ese nuevo servicio de transporte, “pues no tiene sentido que el bus que viene de Nigrán y baja por la Areiña no tenga parada en ese barrio obligando a las personas usuarias a caminar 2 km hasta la Estación de Autobuses en la Villa de Gondomar cuando le pasa por delante de la puerta”, apunta Antonio Araújo. “Después de pasado un tiempo prudencial que ya nos permite saber o conocer las carencias de la misma, toca ahora comenzar a corregir esos fallos como este del que hablamos que le afecta al vecindario de Vilaza y Parada”.

En resumen, se trata de habilitar una parada en el cruce de la Areiña y otro más abajo en Vilaza. “Esta fue la propuesta que se le hizo a la Corporación Municipal y que no dio tiempo a debatir, lo que no quita que el Gobierno Municipal mueva ficha. Por eso instamos al Gobierno del Sr. Ferreira a dirigirse a la empresa concesionaria (LUGOVE) y a la Consellaría de Transporte de la Xunta de Galicia para solicitarle la implantación de una parada en la Areíña y otra en Vilaza, en lugares a estudiar que sean de utilidad y seguridad para las personas usuarias; y proceder a estudiar el resto de los recorridos y la utilidad de las paradas existentes y de otras nuevas que fuera necesario implantar”, concluye Araújo.