Nigrán destinará 60.000 € a ayudas para las seis comunidades de aguas del municipio

El Ayuntamiento de Nigrán mantiene su apuesta por preservar las traídas de aguas vecinales destinando 60.000 € del remanente para colaborar con las seis entidades que existen en el municipio (dos en Chandebrito y cuatro en Camos, la primera parroquia sin nada de abastecimiento público y la segunda con solo una parte). Estas aportaciones, que se realizarán mediante la firma de un convenio, son posibles tras consignarse en el pasado pleno el dinero con los únicos votos a favor del grupo socialista. Las ayudas se suman a los más de 80.000 € que el año pasado aportó a este fin el Ayuntamiento a través de la empresa concesionaria Aqualia. El objetivo es que las seis comunidades puedan finalizar las obras que tienen pendientes bien para alcanzar su regularización, o bien para mejorar el suministro.

“Esos 10.000 € que daremos a cada entidad son para que cada una los emplee en la infraestructura que precise. Las traídas de Camos y Chandebrito dan servicio ancestralmente a muchos hogares a los que aún no llega el abastecimiento público, por lo que consideramos que es deber del Ayuntamiento compensarlas garantizando su continuidad y también la seguridad sanitaria de este servicio que alcanza a más de 200 familias”, explica el alcalde, Juan González.

Considerando que las nuevas regulaciones sanitarias o el fin de concesiones obligan a la mayoría de las comunidades de la localidad a emprender obras en sus instalaciones y tramitar documentación, el Ayuntamiento inició en el 2020 a través de Aqualia su colaboración con las traídas de A Rotea y Piñeiros (Camos) y Lapela y Pracíns (Chandebrito). Entre las mejoras realizadas entonces figuran desde la renovación de los colectores a instalar cloradores, mosquiteiras, señalización… e incluso trabajo administrativo como realizar memorias de legalización.

“Las comunidades con las que el Ayuntamiento colabora mantienen su independencia total y absoluta y siguen siendo los titulares de sus recursos, es una decisión de los comuneros regularizarse con nuestra ayuda o sin ella”, insiste el regidor.

“Todas las traídas comunales son de tiempos ya remotos donde no había ningún tipo de regulación, algunas fueron adaptándose a los requerimientos y otras quedaron prácticamente igual, pero hay que reconocer que, gracias a estas entidades, fue posible fijar población en el rural y mejorar sus condiciones de vida; consideramos que ahora el Ayuntamiento debe colaborar con ellas, ya que llegan donde no hay abastecimiento público”, insiste el alcalde, quien incide en que esta apuesta por su continuidad “no está discutida con que se amplíe, en un futuro, la red de abastecimiento”.

Las comunidades de aguas son una figura muy extendida en toda Galicia, especialmente en el rural, donde la dispersión poblacional dificulta el abastecimiento público, allí ancestralmente se formaron estas comunidades de vecinos privadas. Se estima que en Galicia pueden existir más de 5.000 captaciones comunitarias, que abastecen a alrededor de ‪300.000‬ vecinos. La mayoría de ellas se regularizaron a finales de los años 70 o comienzos de los 80, con concesiones a 20 años, por lo que las comunidades de aguas afrontan ahora la segunda renovación de su concesión.