El Centro de Desarrollo Local de Gondomar se suma a la energía renovable

El Centro de Desarrollo Local de Gondomar estrena un sistema de calefacción, compuesto por cuatro calderas, una instalación térmica de biomasa que dará servicio a todo el inmueble y apuesta directamente por las energías renovables, política que se fomenta desde el Ayuntamiento.

La nueva infraestructura contó con una inversión de 88,600 euros, financiados con cargo a los presupuestos del Instituto Energético de Galicia (INEGA) y cofinanciado a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER). “La instalación de esta nueva caldera supone una mejora y modernización sustancial del espacio y proporcionará un importante ahorro energético en este edificio”, manifestó el regidor Paco Ferreira, durante la visita al centro.

Acompañado por el concejal de Medio Ambiente, Brais Misa, recordó que “uno de nuestros objetivos como administración es reducir la huella ambiental de Gondomar, y apostar por todos los medios y recursos que permitan lograrlo como es el caso de las energías renovables, algo en lo que estamos trabajando”.

La nueva instalación térmica de biomasa está compuesta de cuatro calderas y de un sistema de control que permitirá el funcionamiento por sectores en el edificio, dividido en dos alas, de manera que “se podrá encender según las necesidades y las demandas que existan en cada momento, sin necesidad de calentar todo el edificio como venía haciéndose hasta ahora”, explicó el edil de Medio Ambiente.

El proyecto se completa con un depósito de inercia de 1000 litros que almacena la energía que generan las calderas. Además, se situó un contador para la medición de kwh térmicos consumidos y un sistema de telegestión y control de incidencias con comunicación de alarmas a la empresa encargada de su mantenimiento, acordado en el contrato de concesión por un período de 6 años.

La reforma de las cuatro calderas se completó con otras mejoras como el arreglo de la chimenea, instalación de una nueva puerta más en la sala y la localización de un silo de almacenamiento, con capacidad de 20 toneladas, para cubrir las necesidades de la nueva instalación.

El alcalde Paco Ferreira mostró su satisfacción “por poder seguir fomentando el uso de la biomasa forestal, una energía renovable con reducido impacto ambiental que por su carácter autóctono favorece el autoabastecimiento y la seguridad de suministro a precios competitivos, al tiempo que reduce la contaminación y nuestra huella ambiental no planeta”.