Los comerciantes de Gondomar piden consenso en la humanización de la Plaza de Rosalía de Castro

Después de la asamblea mantenida con el alcalde en el mes de julio, en la que se comprometió a estudiar y tener en cuenta la opinión de los comerciantes de la Plaza de Rosalía de Castro, en Gondomar, sobre la humanización de la misma, el pasado 25 de agosto fueron presentadas por registro las peticiones de una treintena de comerciantes, esperando que sean estudiadas por el gobierno municipal y poder mantener una reunión con el Alcalde lo antes posible para hablar de ellas.

Las personas que firman la petición son comerciantes que ofrecen multitud de servicios en la Plaza Rosalía de Castro, en su entorno, e incluso en el resto de la Villa de Gondomar y que consideran que este es un asunto que afecta a todos. “El comercio de nuestra villa es un cuerpo único que precisa de todas las partes para mantenerse vivo. No hay salvaciones individuales sino soluciones de conjunto”, apuntan.

Consideran que la humanización de cualquier espacio urbano, como es el caso de la Plaza de Rosalía de Castro donde se sitúa más del 40% del comercio local, debe pasar por el consenso con los teóricos destinatarios de la misma y sobre todo tener en cuenta las circunstancias específicas de la zona. “En el momento que nuestros clientes entiendan que entrar en Gondomar es muy complicado y aparcar es imposible, simplemente dejarán de venir. Lo que puede valer para Barcelona o para el Calvario de Vigo, puede significar el fin del comercio en la Villa de Gondomar”.

Partiendo de la idea de que nadie se opone a la humanización o mejora de la Plaza Rosalía de Castro, en el escrito proponen los siguientes cambios o mejoras:

1º.- Antes de la aprobación definitiva o de la ejecución del proyecto de humanización de la Plaza Rosalía de Castro y de su entorno (C/Manuel Alonso), el Ayuntamiento debe habilitar las zonas de aparcamiento necesarias adquiriendo los terrenas colindantes con el Matadero Viejo y gestionando la apertura del aparcamiento soterrado existente en el edificio que alberga Libraida, A Sibarita, etc. que permita un uso gratuito del mismo, como mínimo durante dos horas.

2°.- Habilitar un sistema de control de los tiempos de aparcamiento que permita un uso racional del mismo respetando los residentes.

3º- Mientras duren las obras de humanización en la zona y hasta que no se normalice la vida comercial, el Ayuntamiento congelará el cobro de tasas e impuestos en las zonas afectadas.

4º.- Permitir la movilidad de vehículos en sentido ascendente por la C/Manuel Alonso, con giro a la izquierda y salida por la C/Portugal.

5º.- Permitir la movilidad de vehículos según se baja desde Elduayen por la Plaza de Abastos permitiendo cruzar Rosalía de Castro (incluso en los dos sentidos) y girar subiendo hacia “Libraida”. Esta plaza debe ser más versátil de lo que propone el proyecto actual, poniendo árboles de sombra bien ubicados y aceras amplias. Sobra la “fuente seca” que se anuncia como mejora, y la magnolia que allí existe debería ser trasplantada antes de las obras para que no corra la misma suerte con los de la Plaza de la Paradela.

6º.- Cambiar el actual sentido de la C/Emigrante, permitiendo la subida hacia la futura rotonda de Morgadáns-Peitieiros, lo que facilitaría el encuentro con la misma, así como una mejor conexión con la Villa y los comercios y servicios de la zona.

“Por nuestra parte quedamos a su disposición para hablar de lo aquí expuesto y conseguir entre todos una Villa activa comercialmente y compatible con poder vivir y trabajar en ella como ya ocurre en otras muchas de nuestro entorno y del País”, concluye el escrito de los comerciantes.