Los alcaldes del Val Miñor reivindican la sanidad pública frente al “modelo de privatización y precariedad” del PP

El secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, acusó hoy a Feijóo de emplear la atención telefónica para “intentar esconder la saturación preocupante en la atención primaria en nuestro país”. Así lo dijo en el transcurso de una visita al Centro de Salud del Val Miñor, hoy en Nigrán junto con el alcalde de esa localidad, Juan González, y los de Baiona, Carlos Gómez, y Gondomar, Paco Ferreira.

Caballero se refirió a las cifras hechas públicas ayer por la secretaria xeral de la Consellería de Sanidad en el Parlamento, que respondiendo a una pregunta del Grupo Socialista reconoció que solo había un 30 por ciento de citas presenciales, y el resto eran atendidas por teléfono. El líder de los socialistas gallegos señaló que “no podemos permitir que utilicen la telemedicina para esconder el fracaso de la gestión del PP en la sanidad pública”.

Al derivar la inmensa mayoría de las citas a la vía telefónica, dijo, “esconden los problemas de saturación, de falta de personal y de listas de espera”. Todo esto después de un verano en el que se evidenciaron esperas de 26 días para la cita con el médico de cabecera en determinadas áreas sanitarias, 18 días más que antes de la covid para quirófano y 8 días más para especialista en la media de Galicia.

Además, explicó que la ciudadanía de Galicia necesita y merece tener una atención presencial acaída, mientras el conselleiro de Sanidad reconoce que “la Xunta ni tiene respuestas ni tiene propuestas” y mientras en “cada comarca hay un descontento creciente con la sanidad pública”. En este punto, Gonzalo Caballero acusó al gobierno gallego de dejar sin cubrir las jubilaciones y las vacaciones, mientras incrementan mes a mes la precariedad laboral de los profesionales de la sanidad.

Frente a eso, comprometió que el PSdeG será “la barrera de contención frente a los retrocesos que el PP quiere para la sanidad pública gallega”, y apeló a la batería de propuestas planteadas por los socialistas gallegos desde el Parlamento de Galicia, señaladamente en la comisión de reactivación.

En concreto, el máximo responsable del PSdeG recordó la petición de habilitar 5.000 nuevas plazas estables en la sanidad pública a lo largo de la legislatura, para “escapar” de situaciones laborales como las de enfermeros y enfermeras “que llegaron a tener 30 contratos en un mismo mes”.

En contraposición, Gonzalo Caballero reivindicó el modelo del gobierno vecino de Asturias, de “apuesta por la sanidad pública y los profesionales sanitarios” frente a una Xunta que “busca mecanismos de privatización y precarización”.

VAL MIÑOR

Así lo dijo Gonzalo Caballero, acompañado de los diputados Julio Torrado, Leticia Gallego y Noelia Otero, en la visita al centro de salud de la Xunqueira, el que puso como ejemplo de las consecuencias de los recortes y la falta de apuesta por la sanidad pública del gobierno del PP.

El Val Miñor, tal y como recordó, ve multiplicada su población en verano mientras se reducen los servicios sanitarios por las bajas sin cubrir, con lo que “la ciudadanía de este área tiene más dificultades y peores prestaciones de las que le corresponden”.

De hecho, el alcalde de Baiona, Carlos Gómez, señaló que el centro de salud del Val Miñor tuvo que atender a la ciudadanía, incrementada por un 95 por ciento de ocupación turística, con tan sólo tres de los siete facultativos del centro de salud por la negativa de Sanidad a cubrir las bajas. Dijo que esta situación “no se le explicó a la ciudadanía, y todos los sanitarios sufrieron las consecuencias de la mala gestión del PP”.

Gómez emplazó a establecer un “parapeto” desde el PSdeG y los gobiernos socialistas del Val Miñor para “derogar el modelo del PP que tanto daño le está haciendo a la sanidad pública”. Llamó a “apostar de verdad por el público y no por privatizar un servicio que tiene que ser un derecho fundamental para todos los vecinos y vecinas”.

Por su parte, el alcalde de Nigrán, Juan González, puso la tilde en el impacto de las consultas telefónicas para una población envejecida a la que le está “costando muchísimo acercarse a médicas y enfermeras”. Apuntó a la importancia “fundamental” de recuperar las consultas presenciales, “sobre todo para nuestros mayores”.

Al mismo tiempo, el alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, denunció la falta de personal sanitario, así como de ambulancias, en el territorio como el que abarca el eje Gondomar – Baiona – Nigrán, que pasa de 60.000 habitantes a superar ampliamente los 100.000 en la época estival. Esta situación precaria, dijo, “se está prolongando demasiado en el tiempo”, con un Feijóo que “demuestra que no le preocupa la sanidad, después de utilizarla como estandarte”.

También acusó al presidente de la Xunta de “utilizar la pandemia para excusar sus deficiencias” mientras evita “plantarle cara al problema”. Además, advirtió de que “la telemedicina no funciona” y alertó frente a los planes del PP para “entrar en una economía de escala, abaratando la atención sanitaria y generalizando la precariedad laboral”.