Se desprende un pedazo del manto de la Virgen de la Roca

FOTO: PABLO F. ESTÉVEZ // A Virxe da Rocha sen o pedazo do manto desprendido.

Uno de los pliegos de la parte frontal de la talla en piedra de la Virgen de la Roca de Baiona finalmente se ha desprendido, por suerte sin tener que lamentar daños personales. Precisamente hace dos semanas, operarios de Vías y Obras, a petición del edil Óscar Martínez, acudieron al Monte Sansón para cercar un pequeño tramo del acceso que comunica el frente de la obra pétrea con el lateral costero, en donde se encuentra la entrada de las escaleras que llevan a la barca tras detectar una pequeña grieta a principios del mes de junio. Un mes después esta fue en aumento, hasta que finalmente la parte afectada de unos 50 centímetros de largo aproximadamente se acabó soltando del conjunto para asombro de los responsables municipales.

Tanto el alcalde Carlos Gómez como Martínez manifestaron a este diario no ser conocedores del último suceso, aunque ya enviaron a Patrimonio un informe realizado por los técnicos municipales reflejando la existencia de una fisura. El organismo dependiente de la Xunta les indicó que ahora deberá de ser una empresa especializada la que tenga que marcar las pautas a seguir para reparar los desperfectos. Una vez que se determine el alcance de la lesión en la talla, duración e importe de las actuaciones deberán de volver a comunicarlo mediante una memoria para recibir la autorización sectorial correspondiente y proceder a las intervenciones. El hecho de que su rotura se produjese en pleno verano demoró todavía más las tramitaciones al coincidir con los periodos vacacionales. Gómez aseguró que a partir de septiembre se agilizará el proceso. En cuanto a la financiación de los trabajos, el regidor aclaró que en un principio correrá por cuenta de las arcas sin descartar la petición de subvenciones, sobre todo si el montante se dispara. “Si podemos afrontarlo podríamos recurrir al Remanente”, aclara. De cualquier modo, Gómez aseguró que no se tocará el monumento del arquitecto porriñés sin contar con el visto bueno de Patrimonio.

Por el momento y hasta que no tengan avances, agentes de la Policía Local volverán, a petición de los responsables municipales, a acordonar la zona por prevención. Su rotura provoca que muchos vecinos y visitantes accedan por la zona acotada con el riesgo que conlleva, ya que en temporada la afluencia de visitantes se dispara.