El BNG denuncia dificultades en Gondomar para obtener el certificado de vacunación o de haber padecido la COVID

El BNG denuncia las dificultades que están teniendo las usuarias del Centro de Salud de Gondomar para la realización de trámites como la obtención del certificado de vacunación o de haber padecido la COVID. “La causa, también en este caso, vuelve a estar en el premeditado deterioro de la atención primaria por parte del PP y el gobierno de Feijóo”, denuncian desde el BNG.

La reiteradamente denunciada escasez de personal del Centro de Salud para la atención primaria de la población de Gondomar, sumada a la decisión del Servicio Gallego de Salud (SERGAS) de no cubrir las bajas prolongadas ni las jubilaciones, y agravada en verano por la no sustitución de las vacaciones, perjudica gravemente la atención sanitaria y provoca desde hace meses enormes dificultades para las personas usuarias.

Son varias las personas que tuvieron y están teniendo dificultades para obtener los certificados de vacunación o de tener pasado la enfermedad, dándose el caso de que algunas personas no obtuvieron el certificado hasta dos meses y medio después de haber recibido el alta médica, lo que le significó no tenerlo en el momento en que lo precisó.

Pero hay usuarios que siguen sin poder tener este certificado, a pesar de haber pasado un tiempo similar desde el alta, personas que, una vez que contactaron con el teléfono 900 de la COVID 19, recibieron la información de que el problema derivaba de la imposibilidad de seguimiento médico durante la enfermedad, al no tener médico titular ni quien lo sustituyera, lo que les provoca el perjuicio de no poder obtener el certificado médico.

A la sobrecarga de trabajo que ya venía padeciendo el personal de la atención primaria con anterioridad a la pandemia, le fueron añadiendo tareas propias de la Covid: diagnóstico, seguimiento, aislamiento, identificación, funciones de rastreo y ahora, por encima, las relacionadas con los certificados de vacunación o de tener pasado a enfermedad. Todas esas gestiones sumadas a las derivadas de la atención telefónica y del incremento de la carga burocrática, se traduce en teléfonos colapsados, personal administrativo y de servicios generales al límite, soportando el conjunto una presión enorme en la gestión y en la atención.

El BNG sigue exigiendo del SERGAS la restitución de la atención presencial con el personal y las medidas de prevención de contagios propios de una atención digna, la activación de protocolos claros y unificados para la atención sanitaria, el incremento del número de profesionales con contratos dignos y del presupuesto destinado a la atención primaria en 200 M€, como acciones inmediatas para activar la atención presencial y finalizar con las listas de espera y con la precariedad en este servicio.