Nigrán rinde su particular homenaje al finalista olímpico de 800 Adrián Ben

El Ayuntamiento de Nigrán rindió ayer su particular homenaje a Adrián Ben, primer atleta español finalista olímpico en la prueba de 800 metros en Tokio. El deportista de Viveiro veranea ininterrumpidamente con su familia desde hace 20 años en el Camping Playa América, lugar que mencionó en los medios de todo el mundo justo después de alcanzar su flamante quinta posición en la carrera y a donde regresó directo desde Japón. Por este motivo, el regidor y el edil de Deportes aprovecharon la llegada de Ben al camping para trasladarle personalmente las felicitaciones del Ayuntamiento y acercarle el Libro de Honra para su firma, además de agasajado con una pieza conmemorativa de Nigrán. Al acto informal acudieron las grandes promesas de la Sociedad Atlética Val Miñor y su entrenador Óscar Fernández, estos le llevaron una camiseta actual de la carrera popular Nigrán Area que Adrián tantas veces disputó en sus veranos en Nigrán.

“Adrián hace bandera de nuestro municipio allí donde va y nosotros también presumimos de ser su segundo hogar, por eso estamos especialmente orgullosos de su gran éxito y agradecemos muchísimo que nos mencione por el mundo adelante”, señaló el alcalde, Juan González.

“Desde que cumplí 3 años no falté ningún verano a este camping, son muy feliz aquí, es mi segunda casa, tengo un grupo de amigos de toda Galicia que nos vemos cada año y, si no estoy entrenando, pasamos juntos las mañanas en la piscina y las tardes en Playa América, que me encanta, es lo mejor del municipio, lo conozco perfectamente”, explica el atleta, quien actualmente prepara en Nigrán su participación el próximo jueves en Lausana (Suiza) en la liga Diamond, por lo que no considera esta estancia concreta como “vacacional”. “Corro por la senda completa del río Muíños que es estupenda, hago un circuito en L que incluye el parque empresarial Porto do Molle, y me desplazo a Pontevedra para entrenar en pista cubierta”, comenta Ben, quien confiesa que solo los runners con los que se cruza lo reconocen como el flamante olímpico que es.

“Aquí lo conocemos desde siempre como ‘Runi’ precisamente por su afición desde pequeño a correr, el deporte era algo innato en él y todos los chicos del camping lo querían en los equipos que montaban, llamaba la atención. Son una familia estupenda y estamos muy orgullosos de su fidelidad”, explica Javier Míguez, director de esta instalación.

“En mis victorias intento acordarme de todo el mundo y Nigrán es una parte muy importante de mi vida, soy muy feliz aquí”, añade el atleta y estudiante de fisioterapia en la Universidad Camilo José Cela de Madrid. “Tuve que dejar la complutense porque no me daban facilidades, no consideraban los entrenamientos como motivo para canjear las prácticas obligatorias, por ejemplo, así que este curso me cambié y estoy feliz”, finaliza Adrián, quien espera superar sus marcas y hacer aún más Historia en el atletismo español.