Las tradicionales “poxas” de San Antonio cierran las fiestas patronales de Gondomar

Las fiestas patronales de Gondomar culminaron este lunes con la jornada dedicada a San Antonio. Cerca de las 19:00 horas comenzaron las tradicionales “poxas”, reuniendo a unos 200 vecinos en el atrio de la Iglesia de San Benito. Carlos Riveiro, conocido como Carlos de Gondomar, fue el encargado de las subastas, tal y como lo lleva haciendo desde hace más de una década. Durante unos 45 minutos, se ofrecieron menos productos de los habituales, donados directamente por los vecinos de la Villa Condal, en la que es una actividad muy arraigada, que lleva más de medio siglo celebrándose ininterrumpidamente.

Los asistentes se pudieron llevar para casa plantas por entre 7 y 15 euros, cajas con frutas por entre 3 y 8 euros, un lote de productos no perecederos por entre 5 y 8 euros, una ristra de ajos por 30 euros, una botella de licor café por 13 euros, una caja con lechuga, tomates, cebollas, calabacines, repollo y patatas por 12 euros, un bote de miel por 13 euros, o una caja de patatas y cebollas y otra con judías y calabacines, por 13 y 5 euros respectivamente.

Destacó un escudo del Gondomar Club de Fútbol en cristal, adjudicado por 30 euros, una oca, vendida por 23 euros, una hoja de bacalao de 2,750 kilos, adquirida por 50 euros, y una imagen de la Virgen del Pilar bendecida en la Basílica del Pilar de Zaragoza, donada por un maño que todos los años visita Gondomar, que alcanzó los 110 euros. En total, se recaudaron cerca de 500 euros que serán destinados para el pan de los pobres de San Antonio.