El BNG Gondomar propone establecer las ayudas para los comedores escolares con criterios de progresividad y equidad

El BNG de Gondomar propone al gobierno local del PSOE la modificación de las bases de las ayudas municipales para los comedores escolares del próximo curso 2021-2022 con base en criterios de progresividad y equidad, estableciendo las ayudas en función de la renta y del número de niños usuarios del servicio de cada familia.

La oferta del ayuntamiento fija el coste de cada menú diario -que solo será gratuito para las familias en riesgo de exclusión-, en 4,14€ ya incluido un descuento universal de 1€. Un precio caro a todas luces para los nacionalistas. La propuesta del BNG es que las ayudas no sean iguales para todas las familias, sino que se establezcan de manera progresiva, siendo mayores para las familias de rentas más bajas, y con descuentos también las familias con más de un comensal.

“Un gobierno que se dice de izquierdas debería defender criterios de progresividad y equidad que beneficien a las rentas más bajas y que no dejen a nadie fuera, máxime en tiempos de crisis como los que vivimos”, indica la portavoz del BNG, Manuela Rodríguez.

El BNG exige garantizar el derecho al servicio de comedor a todas las familias, sin excepciones

Aunque en el objeto y finalidad de las bases se establece que también será beneficiario de las ayudas el alumnado de 2ª etapa de educación infantil (niños 3 a 5 años), en la práctica quedarán excluidas los pequeños de las cinco aulas del CRA Antía Cal (Chaín, Couso, Morgadáns, Peitieiros y Vilaza). En una comunicación de la concejala Nuria Lameiro a las Anpas dice que este alumnado “dependerá de quién lo lleve de sus aulas al comedor del CEP Neira Vilas de Peitieiros”, pero dando a entender que no es un problema que el gobierno local tenga que resolver y que descargan en las familias.

“Desde el BNG consideramos que la solución es que el alumnado pueda comer en sus propias aulas, y así lo hemos trasladado en más de una ocasión”, indica la portavoz municipal del BNG. “El Ayuntamiento debería haber incluido esa condición en el convenio de colaboración para la prestación del servicio recién firmado con la Consellería de Educación, para garantizarles el derecho al comedor con seguridad y sin sobrecoste”.

Por otro lado, el BNG insta a Xunta y Ayuntamiento a buscar soluciones, antes del inicio del próximo curso, que permitan el uso del servicio del comedor a todas las familias que lo soliciten, independientemente del número de días que precisen el servicio, para facilitar la conciliación en igualdad de condiciones a todas ellas.

“El BNG, a través de su portavoz municipal, ya ha trasladado estas propuestas con anterioridad, pero es evidente que Ferreira y su equipo del PSOE están lejos de asumirlas. Sin embargo, el BNG en ejercicio de su responsabilidad, presenta al gobierno un documento que recoge estas propuestas de modificación con la intención de que puedan ser introducidas en las bases y hacerlas efectivas en el proceso posterior de puesta en marcha del servicio al inicio del curso 2021-2022”, concluye la portavoz nacionalista.