El BNG de Gondomar rechaza el incremento de la factura de la luz y demanda una tarifa eléctrica gallega

El Bloque Nacionalista Galego manifiesta su rechazo a la reforma de la factura de la luz por parte del gobierno del estado, PSOE-Podemos, por el escandaloso encarecimiento de este servicio básico. Esta reforma, que entró en vigor el pasado 1 de junio, provoca un impacto tremendamente negativo en los consumidores y consumidoras, y afecta duramente a importantes sectores de la población que ya están sufriendo las graves consecuencias económicas derivadas de la pandemia.

Este es el caso del consumo doméstico y, nombradamente, de aquellas personas consumidoras adheridas ya con anterioridad al sistema de discriminación horaria. En Galicia hay más de medio millón de hogares con esa modalidad que verán como su factura experimenta un aumento que puede llegar a superar el 30%.

Asimismo, debe destacarse el impacto que tiene en determinadas actividades económicas con una fuerte implantación en Galicia como son las pequeñas explotaciones ganaderas (en el país son más de diez mil), ya que los horarios del período punta de la tarifa coinciden con tareas de alto consumo energético lo que provocará un incremento medio en la factura de más del 40%, sin alternativa posible.

De igual forma, otros consumidores con un perfil de consumo semejante, como las peluquerías o la hostelería, ya duramente golpeada por la pandemia, y el resto de pequeñas y medianas empresas, sufrirán igualmente las consecuencias, pues sus actividades se desarrollan necesariamente durante las horas de mayor coste de la energía.

Campaña BNG contra la subida de la luz

Ante esta situación, el BNG va a desarrollar una campaña para hacer público su rechazo y dar a conocer la alternativa que defiende. En esa línea, está presentando iniciativas en el congreso, en el parlamento gallego y también en los ayuntamientos.

En el caso de Gondomar, la portavoz municipal del Bloque, Manuela Rodríguez, viene de presentar una moción que propone instar al Gobierno del Estado a abrir un nuevo proceso para una regulación de la tarifa eléctrica que reduzca los impuestos a la energía eléctrica, que elimine el impuesto especial de la electricidad y que baje el IVA del 21% hasta el 4%, por ser la electricidad un bien de primera necesidad y no un lujo.

La moción también incluye la demanda el establecimiento de una tarifa eléctrica gallega que abarate la factura de la luz para gallegas y gallegos, en beneficio de consumidores particulares y de nuestras empresas, de manera que se compense el papel de Galicia como excedentaria en la producción eléctrica y el fuerte impacto ambiental y social derivado de su papel productor. “Es un gran agravio que siendo Galicia excedentaria en la producción eléctrica paguemos más aquí que en Madrid. Precisamos una tarifa propia que beneficie a la Galicia abaratando los precios”, indica Rodríguez.

El BNG desarrollará en todo el país una campaña social de recogida de firmas contra la subida de la luz, que en Gondomar comenzará a partir de este fin de semana.