Nigrán destinará 1 millón de euros a la transformación de la calle Manuel Lemos

El gobierno local de Nigrán consignará en el próximo pleno ordinario de 31 de mayo 1.054.000 € del Remanente de Tesorería para la total transformación urbana del núcleo urbano de A Ramallosa mediante un ambicioso proyecto de regeneración de la calle Manuel Lemos y el entorno inmediato de la rotonda (Avda. de Portugal y Torrente Ballester). El proyecto, firmado por el arquitecto Ángel Santorio, devolverá el protagonismo a las personas frente al tráfico rodado ampliando aceras, creando zonas de descanso o haciendo de la vegetación en altura a protagonista mediante unas novedosas pérgolas para trepadoras.

“Actualmente es una calle deteriorada, impersonal y muy devaluada después de sucesivas actuaciones inconexas entre sí, por lo que consideramos un proyecto global que de verdad convierta la zona en un espacio inclusivo y agradable para las personas”, explica el alcalde, Juan González, quien subraya el Camino por la Costa también ganará protagonismo. Paralelamente, el nuevo diseño dará solución definitiva a los problemas en la red de saneamiento y abastecimiento y creará una separativa de pluviales, además, supondrá la eliminación del tendido aéreo que afea la imagen de la zona y supondrá el relevo de la actual iluminación de vapor de sodio por tecnología LED de bajo consumo.

“La calle fue configurándose otorgándole la total supremacía al tráfico rodado frente a los peones, y ahora queremos devolverle el protagonismo a las personas creando una calle accesible, no excluyente y con espacios de encuentro. En definitiva, que sea cumplidora del ‘Un Nigrán para todos’ que estamos construyendo”, explica el regidor. Con este objetivo, las aceras ganarán en amplitud gracias al reducirse el ancho de la calzada tras modificar su sección (todas cumplirán la normativa de accesibilidad) y la acera oeste, al ser la más soleada, será la más beneficiada en esta ganancia para situar allí 8 bancos de piedra. El material empleado, en granito moreno del país, estará en sintonía con el ya empleado en sus vecinas calle Romana o Damas Apostólicas y, en el tramo del Camino, este se diferenciará mediante un abujardado más profundo. Igualmente, se reducirá la velocidad de los vehículos a 30 km/hora y los pasos de cebra serán identificados con iluminación específica y contarán con cuestas en la calzada, todo para ganar en seguridad vial. Finalmente, las plazas de aparcamiento se diferenciarán mediante hormigón pulido.

El nuevo mobiliario urbano, de diseño contemporáneo, tendrá en las 21 pérgolas para plantas trepadoras y con iluminación LED el máximo protagonismo, situándose también conjuntos de árboles y plantas en el suelo, de manera que, en conjunto y en su perspectiva, sirva de tamizado visual y amortigüe el clima.

La regeneración del espacio incluirá a la propia rotonda de A Ramallosa mediante una actualización del ornamento que sustituya a la actual farola isabelina totalmente fuera de contexto. En su vecina Torrente Ballester se ampliará la acera de la zona contraria al parque para, entre otras cosas, integrar la parada de autobús, actualmente insegura para los usuarios y peones por su exposición a la calzada. Igualmente, el proyecto incluye iluminación ornamental para todos los bienes patrimoniales de la zona, como puede ser el crucero y la capilla de San Campio.

“Ve mucho más allá de un proyecto de humanización, es un proyecto para regenerar un espacio actualmente frío y áspero para convertirlo en un lugar amable, de sumo respeto al patrimonio natural (a Foz do Miñor) y cultural (Camino de Santiago por la Costa), renaturalizándolo e integrado paisajísticamente, todo lo cual fomentará la cohesión social del vecindario en esta singular y estratégica localización”, explica el arquitecto Ángel Santorio, quien destaca que para su redacción se tuvieron en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030 “para que de verdad cumpla con todos esos parámetros y que Nigrán siga siendo un referente en ese sentido”.