José Miñones destaca que la batería de Cabo Silleiro fortalecerá la oferta turística de Baiona con un espacio único

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, destacó hoy que el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Baiona y el Ministerio de Defensa sobre la Batería Costera de Cabo Silleiro permitirá añadir un espacio único en una zona con altísimo interés natural y paisajístico a la oferta turística del municipio pontevedrés. El delegado recorrió parte de las instalaciones acompañado por el alcalde de Baiona, Carlos Gómez; la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba y el subdelegado de Defensa en la provincia, coronel Miguel Constantino Cortés.

José Miñones felicitó al alcalde de Baiona por su gestión y puso en valor la sensibilidad del Ministerio de Defensa para hacer la transacción a un precio muy inferior al solicitado inicialmente. Sobre este proceso, el delegado confirmó que el Ministerio de Defensa está realizando los trámites necesarios para poder escriturar la propiedad a nombre del Ayuntamiento y mostró su confianza de que estos trámites finalicen el antes posible.

El delegado del Gobierno recordó que, en Baiona, el Gobierno, a través de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, acometerá de manera inmediata la reforma de la primera fase del paseo marítimo de A Foz, en el estuario del Miñor. “El proyecto ya fue aprobado, con un importe estimado de 120.000 euros, para poder acometer el antes posible a reparación del tramo estropeado en 2018”, indicó.

Batería de Cabo Silleiro

El Ministerio de Defensa puso a la venta la batería de Cabo Silleiro junto con otras instalaciones y bienes inmuebles en el año 2013, dentro del Plan de Racionalización de Bienes Inmobiliarios del Ministerio. El precio inicial de la venta superaba los 500.000 euros. Finalmente, el acuerdo alcanzado el pasado mes de marzo rebaja la cifra hasta los 369.060 euros.

Esta batería formaba parte, junto a las baterías J1 del Cabo de San Vicente, J2 de Udra, J3 Monteferro, J5 Baixo y J6 A Guarda, de un entramado de fortificaciones del siglo XX que tenía por objeto blindar la costa sur de la provincia de Pontevedra.

Los terrenos donde se asienta la Batería de Costa de Cabo Silleiro fueron ocupados hacia 1940, mientras que las obras más significativas de infraestructuras e instalaciones tuvieron lugar entre 1945 y 1969.

Se trata de un complejo militar formado por varios edificios, cañones y túneles que a día de hoy se encuentra en estado ruinoso.

La superficie aproximada de la batería adquirida por el Ayuntamiento de Baiona es de 98.000 metros cuadrados. Dispone de 4 cañones de artillería Vickers de 1943 –con un alcance de 16 kilómetros- alineados en la ladera del monte, y que nunca fueron usados. Estos cañones están unidos por túneles excavados en el granito. En total, la ladera del monte está atravesada por 200 metros de pasadizos que, originalmente, tenían raíles para posibilitar el transporte de la munición. En su interior también se construyó un búnker de telemetría que se reabrió en el 2002 para observar la marea negra del Prestige.