Xunta y Cemma renuevan su colaboración para la asistencia a reptiles y mamíferos marinos varados

La Xunta de Galicia y la Coordinadora para el estudio de los mamíferos marinos (Cemma) han renovado su convenio de colaboración en materia de asistencia y recuperación de los animales que aparecen varados en el litoral gallego. De este modo, la Consellería del Medio Ambiente, Territorio y Vivienda destinará este año 40.000 euros para mantener las acciones que, desde hace casi dos décadas, ambas entidades desarrollan conjuntamente con el fin de garantizar la conservación de los reptiles y mamíferos marinos que recalan en las costas de Galicia con algún tipo de dificultad.

En virtud del convenio, la Cemma se compromete a comunicar a la Xunta la detección de episodios de varamentos de tortugas y mamíferos marinos en la costa gallega; la prestación de los primeros auxilios a los ejemplares vivos, así como la posterior hospitalización, tratamiento veterinario y alimentación; y la identificación, si es factible, de las causas de la muerte. La Consellería, por su parte, financiará todas estas acciones y se ocupará del diseño y supervisión de las propuestas encaminadas a asistir a estos animales, en especial, aquellas que sean necesarias para garantizar su reingreso al medio natural una vez recuperados.

La firma de este convenio se enmarca en el objetivo de la defensa y promoción de la conservación de los hábitats y especies en Galicia, así como al estudio sobre su comportamiento, las causas de la pérdida de ejemplares y las posibles medidas que puedan revertir esta situación.

La Cemma es una organización sin ánimo de lucro que viene colaborando activamente en la asistencia a los animales varados en la costa gallega y en su recuperación en virtud de los sucesivos convenios que desde el año 2003 mantiene con la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda. De hecho, se trata de la única entidad autorizada por la Dirección General de Patrimonio Natural para gestionar y coordinar la Red de Varamentos de Galicia, ya que los animales tratados suelen ser especies protegidas, lo que requiere de las pertinentes autorizaciones.

Para desarrollar su labor, la asociación dispone de dos unidades móviles y de un centro veterinario en Nigrán, dotado de UCI y destinado en exclusividad al tratamiento de estas especies de animales. Normalmente y una vez se logra la estabilización del ejemplar tras prestarle los cuidados idóneos, la segunda fase de la rehabilitación se centra en prepararlo para retornar al medio marino, un proceso para el cual se cuenta también con la colaboración del Instituto Gallego de Formación en Acuicultura (Igafa), dependiente de la Consellería del Mar, ya que dispone de una piscina exterior en sus instalaciones en la Illa de Arousa.

Galicia alberga una franja muy importante de litoral, donde destacan especialmente dos especies de cetáceos: la marsopa (Phocoena phocoena) y el arroaz (Tursiops truncatus); así como la tortuga marina común (Caretta caretta), dado su estatus de protección como “vulnerables” en el Catálogo gallego de especies amenazadas.

Anualmente se estima que varan en las costas gallegas una media de 280 ejemplares de reptiles y mamíferos marinos, estando muchas veces incluidas en el listado de especies en régimen de protección especial y en el Catálogo español de especies amenazadas.

Más del 10% de estos animales son recogidos con vida, lo que hace necesaria su asistencia y rehabilitación inmediata como medida imprescindible para contribuir a su conservación. Igualmente, el estudio de los cadáveres del resto de ejemplares también reporta información imprescindible para la adopción de las medidas idóneas para poder actuar sobre las causas directas e indirectas que suponen una amenaza para estas especies.