Gondomar invierte en las parroquias del municipio atendiendo sus necesidades

El gobierno de Paco Ferreira tiene entre sus objetivos prioritarios convertir el ayuntamiento en un referente y en eso juegan un papel importante las actuaciones en las diferentes parroquias que lo integran. Conscientes del amplio territorio de la localidad (75 km2) y las deficiencias que vienen arrastrando desde hace décadas “poco a poco vamos cumpliendo y asumiendo obras que responden a las demandas de nuestros vecinos que otros antes no atendieron”.

Es el caso de la parroquia de Vilaza, donde ya están en marcha las obras de saneamiento de Fontenla, que permitirá unir a la red municipal las viviendas de la zona y las de próxima construcción. Un saneamiento que también se necesita en otros lugares pero como señala el alcalde “paso a paso iremos logrando, pero todo de una vez no se puede”.

En las últimas semanas también se realizaron diferentes actuaciones en la parroquia de Donas. Por una parte, la brigada de obras municipal finalizó las labores de limpieza y adecuación de la carretera de San Cibrán. Por otra, el regidor y responsables del gobierno se reunieron con la directiva del Cementerio de Donas para conocer de primera mano las mejoras que necesitan y que se quieren arreglar en el menor tiempo posible. El alcalde subrayó el gran trabajo que la directiva está realizando en el mantenimiento del camposanto.

El Torreiro de Fiestas de Vilaza ya luce diferente tras dotarlo de plantas y adecentarlo para el disfrute de todo el vecindario y visitantes. La colaboración vecinal, que acercó su mano de obra, y la del gobierno local acercando el material y las plantas, hicieron posible esta mejora.

Por último destacar la actuación realizada en Mañufe, en la carretera de Antime, donde el muro de contención de la carretera que se derribó, está ya remodelado y en pie y cuando el tiempo lo permita se procederá al asfaltado del lugar.