El Tribunal Supremo confirma la pérdida de una subvención de Agader al Ayuntamiento de Gondomar

La Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo viene de rechazar el recurso de reposición que el Ayuntamiento de Gondomar había interpuesto contra la sentencia de 8 de noviembre de 2019, de la Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, la cual confirmaba la sentencia de 4 de junio de 2018 del Juzgado del Contencioso-Administrativo nº 2 de Santiago, que a su tiempo desestimaba el recurso interpuesto por el Ayuntamiento de Gondomar frente a resolución del Director Xeral de la Axencia de Desenvolvemento Rural de 29 de diciembre de 2016 por la que se declaró la pérdida del derecho al cobro de la subvención concedida al Ayuntamiento de Gondomar para ejecutar el proyecto de mejora y pavimentación del camino de Cercenada, en Vincios. Además el Tribunal Supremo condena en costas al ayuntamiento en favor de Agader.

El Ayuntamiento de Gondomar recibió en el año 2016 una ayuda de 65.876,00 € a través de la Axencia de Desenvolvemento Rural (PLAN MARCO) para mejorar la pavimentación del camino de Cercenada, en Vincios, y facilitar así el acceso a las explotaciones agrarias y forestales. El ayuntamiento tenía de plazo hasta el 30 de septiembre para ejecutar y justificar el proyecto, e incluso desde la Consellería de Medio Rural concedieron la posibilidad de solicitar una prórroga y permitir el pago hasta el 15 de octubre, además de poder solicitar un pago anticipado como financiación necesario para poder llevar a cabo las actuaciones del proyecto. A pesar de esto, “y de todas las facilidades”, el gobierno local realizó el pago fuera de plazo por lo que la Axencia de Desenvolvemento Rural comunicó al Ayuntamiento a pérdida del derecho al cobro de la subvención.

“Ahora el Ayuntamiento no sólo pierde la subvención de 65.876 euros, sino que además tiene que pagar los costes del procedimiento además de los gastos ocasionados con los diferentes recursos presentados en todas las estancias judiciales hasta llegar al Tribunal Supremo. La pérdida de subvenciones por incompetencia del alcalde Francisco Ferreira es una constante en los últimos años que no nos podemos permitir, y menos un ayuntamiento como el de Gondomar con unos presupuestos prorrogados desde el año 2012 y con una partida muy baja para inversiones”, afirma Paula Bouzós, portavoz del PP de Gondomar.