El personal de Hormigones Valle Miñor se moviliza para reclamar el cumplimiento del convenio

El plantel de Hormigones Valle Miñor, empresa con centros de trabajo en varias localidades de la provincia de Pontevedra, entre las eres Nigrán, desarrolló hoy una movilización en las instalaciones de O Porriño para reclamar el cumplimiento del convenio colectivo. Los trabajadores/as están obligados a realizar horas extraordinarias por las que no reciben ningún tipo de compensación, además de tener que trabajar los sábados y los festivos de convenio.

Desde la CIG-Construcción de Vigo explican que los empleados hacen un elevado número de horas extras, mismo prolongando las jornadas hasta las 14 horas diarias, y en muchas ocasiones mismo sin pausa de comer, por las que no reciben ninguna compensación económica. Además, tienen que trabajar sábados y festivos de convenio, y carecen de calendario vacacional.

Delante de esto, una vez que la central logró la mayoría en el comité de empresa (3 delegados de la CIG y 2 de UGT) comenzó una negociación con la compañía para finalizar con este exceso de jornada y con los incumplimientos en materia laboral. “A raíz de eso se mejoraron algunas cuestiones, pero no se atendieron todas las demandas del personal”, señalan.

Entonces, en el mes de junio se celebró una asamblea con los trabajadores/as para analizar la situación, en la que 13 de los 60 trabajadores que componen el plantel decidieron trabajar únicamente las ocho horas que establece el convenio, y así se lo comunicaron a la empresa y a la Inspección de Trabajo. Por consecuencia de esto, la dirección tomó represalias contra ellos, trasladando a algunos de centro de trabajo y modificándoles la jornada a todos ellos, cuestión que fue denunciada judicialmente por la CIG.

Paralelamente, acordaron iniciar un calendario de movilizaciones que comenzó hoy con la convocatoria de una jornada de huelga y de una concentración delante de las instalaciones de la empresa en el Porriño de 12:00 a 14:00 horas.

Finalmente, desde la CIG-Construcción les exigen a las administraciones competentes -nombradamente la Inspección de Trabajo- que obliguen la empresa a cumplir la normativa laboral “teniendo en cuenta el desamparo que sufren los afectados”. Por lo que en caso de que la situación no cambie en los próximos días los trabajadores desarrollarán nuevas medidas de presión.