Nigrán recuerda al maestro republicano asesinado José Vázquez Grela

El Ayuntamiento de Nigrán dedica su Mes de Recuperación de la Memoria Histórica a José Vázquez Grela, maestro republicano de Nigrán asesinado el 12 de septiembre de 1936. Así, este viernes quedó instalado en el parque inaugurado en el 2018 y que lleva su nombre (a un lado de la Avda.Val Miñor, donde estaba su escuela) un panel con su biografía, fotos y documentos de la “Comisión Depuradora del Personal de Magisterio de Pontevedra”. Al lugar acudió el alcalde acompañado del nieto de Grela, José Vázquez, y de la edil de Cultura, Nuria Lorenzo. Posteriormente, se desplazaron a Panxón para depositar un ramo de flores en el monumento dedicado a la “Volta dos Nove” a un lado del Pabellón Municipal, en el conocido como el “Jardín de la Memoria”; donde estuvo Pilar Vieitez, nuera del asesinado Modesto Fernández “Rei Chiquito”. El Ayuntamiento de Nigrán celebra cada año desde 2015 el Mes de la Memoria Histórica haciéndolo coincidir precisamente con la conocida como “Volta dos Nove”, uno de los sucesos más terribles de la comarca porque supuso la ejecución a sangre fría de nueve vecinos del Val Miñor el 15 de octubre de 1936. En esta ocasión, debido a las actuales circunstancias sanitarias, no se celebró ningún acto público.

“José Vázquez Grela es también protagonista de un de los episodios más tristes de la Guerra Civil en Nigrán y ejercía su labor en la escuela ubicada en las cercanías de este espacio público que rehabilitamos en el 2018 y al que bautizamos en su nombre. Consideramos un deber moral mantener viva nuestra memoria, por eso era necesario instalar este panel, para que todos los vecinos puedan conocer quién era Grela y qué injusto final tuvo; para que no se repita lo peor de nuestra Historia debemos conocer estos episodios tan vergonzosos”, considera el alcalde, Juan González, quien como historiador recogió este caso en su libro “Nigrán. Memoria de una Guerra 1936-1939”. “Sus alumnos jamás pudieron olvidar como la mañana de 12 de septiembre de 1936 unos hombres interrumpieron la clase para llevarse a Grela y como minutos después sonaron cinco disparos”, antología en su trabajo.

Natural de Ames (Padrón) conoció su mujer Josefa Iglesias en Buenos Aires, donde emigró con 12 años para ganarse la vida como panadero. El matrimonio tuvo seis hijos y pasó unos años en Cuba antes de retornar a Galicia. Fue ya en la tierra donde con 33 años (1930) sacó las oposiciones de Maestro Nacional y, tras diversos destinos, en 1932 tomó posesión en Nigrán. Desde su llegada al municipio se ganó la admiración y respeto de los vecinos gracias a su bondad y disposición a ayudar siempre. Grela asumió desde el inicio la presidencia del Consejo Local de Primer Enseñanza, donde luchó por adecuar la enseñanza a los postulados más renovadores y liberales, intentando llevar la educación a los lugares más alejados con el fin de conseguir la alfabetización de toda la población y conquerir una sociedad más justa e igualitaria. Su labor no se limitaba a los niños, también contribuía formando a los demás maestros de la comarca y con su biblioteca participaba en todos los campos culturales de Nigrán. “En definitiva, era el prototipo de maestro de la República, comprometido con los principios de esa nueva enseñanza y políticamente muy activo, al punto de que fue uno de los organizadores del mitin de junio de 1936 en las Angustias a favor del Estatuto de Autonomía de Galicia a lo que asistiría Castelao como orador”, resume González.

Entre la propia información que recoge el panel figura este texto:

“El Golpe de estado de julio de 1936 y la feroz represión iban a dejar a Nigrán sin muchas de las personas que trabajaban por hacer un mundo mejor y más justo, tal como deseaba el maestro José Vázquez Grela. Así, el 12 de septiembre, alrededor de las 12.30 horas de la mañana, fueron a buscarlo la escuela. Algunos alumnos, como Severino Crespo, recuerdan que en el centro entraron el famoso guardia civil de Bouzas “O Rabioso” y tres falangistas que los mandaron salir, entre ellos estaba el hijo pequeño de Grela. Todos intuyeron lo que iba a pasar, el propio maestro pidió que lo dejasen despedirse de su esposa y, aunque no se lo permitieron, suspiró profundamente para que ella lo escuchara en el piso de arriba, donde vivía. Lo metieron en el coche patrulla dirección a As Angustias y después le hicieron bajar con la excusa de ir a ver al cura, en cuanto comenzó a andar le dieron cinco tiros por la espalda. Juan Pastora Sanromán, también alumno, relató como escucharon los disparos poco después de llevarlo y como al ir corriendo para casa lo encontró muerto en una cuneta con la bata completamente ensangrentada. Grela contaba entonces con 50 años, su muerte fue certificada a la tarde del día siguiente y su cuerpo enterrado en la fosa 21 del cementerio de Nigrán, donde el Ayuntamiento celebró en el 2015 en su honra el Día de la Recuperación de la Memoria Lingüística de Galicia traduciendo su lápida al gallego en un acto público con su familia”.