El parque acuático de Playa América denuncia que un sabotaje provocó que cinco módulos quedaran a la deriva

Un hinchable de grandes dimensiones y destinado al uso lúdico hizo saltar las alarmas este domingo sobre un posible bote salvavidas en la costa guardesa. Salvamento Marítimo solicitó a través del 112 Galicia colaboración de los medios de emergencias para poder comprobar el estado de esa supuesta embarcación, que resultó ser un objeto hinchable de grandes dimensiones procedente de Playa América, en Nigrán.

Así, pues, con el personal de salvamento colaboraron los miembros del GES de A Guarda y los agentes de la Policía Local de Nigrán para conocer el origen del hinchable. Mientras, un equipo a bordo de la Salvamar Mirach trasladaba al Puerto de A Guarda el objeto para que ser recogido por los propietarios.

Los responsables de Playaland Aquapark, han publicado este lunes un comunicado en el que aseguran que el parque acuático fue saboteado en la noche del sábado para el domingo. “Algún desaprensivo no le debió parecer suficiente el castigo por la situación que estamos viviendo por el Covid-19, que decidió ir por la noche y cortar los cabos de contención de un lateral de nuestro parque, quedando 5 módulos a la deriva”.

Afirman que tras recibir el aviso del vigilante y desplazarse hasta la zona, se encontraron dos módulos en la orilla y otro hacia la esquina de Playa América. Otro apareció en Baiona, “que ya no dábamos crédito que pudiese llegar tan lejos”, y el último, estuvieron buscándolo durante todo el día hasta 15 km a la redonda, sin suerte. “Llegamos a la conclusión de que se había hundido y llamamos a un operario de dron para que peinara la zona para ayudarnos en su búsqueda”.

Cual fue su sorpresa que la Policía Local de Nigrán les informa que el último módulo acababa de ser encontrado en A GUARDA (a 35 km de distancia), causando además una confusión a los servicios de emergencia, que pensaron que el hinchable podía ser un bote con vidas humanas en riesgo, y que desplazaron hasta el lugar un helicóptero de rescate y un equipo de la Salvamar.

“¿Por qué tenemos claro que no fue un accidente? Lo primero, por los cortes rectos en los cabos elásticos. Este hinchable ha resistido temporales, olas de 3 metros y condiciones mucho peores a las de la noche del sábado. Además la instalación del parque se realiza por buzos profesionales y está firmada por un ingeniero naval que avala que la distribución de muertos y cabos es la correcta”, señalan.

“Otro de los indicios -añaden- es que nunca se nos ha roto un cabo de contención, ¿y en una noche se rompen 26 simultáneamente? ¿Y todos por el mismo lugar, a 30 cm del extremo superior? Un poco sospechoso”.

“Todo esto ya está en manos de la justicia. Por último, decirle a nuestros usuarios, que gracias al trabajo ininterrumpido de nuestro personal, a partir de hoy mismo el parque ya está operativo para que vengáis a pasar un buen rato con nosotros. Gracias por vuestro apoyo y a los efectivos de Policía y Salvamento por vuestra encomiable labor”, concluye el comunicado.