“Tuvo que ser la Justicia quien puso las cosas en su sitio”

FOTO: CONCELLO DE GONDOMAR

La Villa de Gondomar tiene el privilegio de contar con una Plaza de Abastos, como mínimo, desde el S.XIX, que junto con el mercado y la feria de ganado fueron durante décadas los principales motores de la economía local. Fue por este motivo que desde antiguo los gobernantes le prestaran tanta atención, dependiendo siempre su gestión de los poderes públicos hasta la actualidad. En el caso de la Plaza de Abastos de Gondomar su gestión sigue siendo municipal, favoreciendo a quién en ella se instale con una serie de ventajas fiscales, de reducción de impuestos, tasas, gratuidad de servicios, etc.

Luego, estamos delante de un bien público (estratégico) de titularidad municipal que tiene como objetivo principal dinamizar la economía local, estando su gestión sometida a la ley que regula las concesiones y los contratos públicos. Pues bien, para Manifesto Miñor justamente fue esto lo que ignoró hace cuatro años el Alcalde pretendiendo adjudicar a dedo (por decreto) los puestos de la Plaza de Abastos, “saltando por encima de la Ley y del derecho de los ciudadanos a poder concursar en libre concurrencia a un puesto en este comprado público”.

“Tuvo que ser la Justicia quien puso las cosas en su sitio haciendo “entrar en razón” al Sr. Alcalde, que para más Inri, presume de abogado. Desde Manifesto Miñor nos alegramos que por fin se proceda a regularizar una situación que lleva más de 50 años enquistada con prácticas dentro de la Plaza de Abastos no siempre ajustadas a la normativa vigente, por ejemplo: traspasos, alquileres, o simplemente heredar un puesto cuando se trata de un bien público propiedad municipal”, lamenta Antonio Araújo.

“Manifesto Miñor tenía razón –continúa Araújo- y lamentamos que por cuestiones de cálculo electoral (romper el gobierno, etc) el Sr. Ferreira engañara a los placeros paralizando un proceso impecablemente diseñado por el concejal de Comercio, Xosé Antón Araúxo, con el prace de los técnicos municipales como quedó demostrado y ratificado por la Justicia. Esta irresponsabilidad del Sr. Alcalde hizo que en estos cuatro años la Plaza de Abastos de Gondomar perdiera importantes oportunidades de acceder a fondos europeos y diferentes ayudas, que hoy harían que Gondomar tuviese su Plaza de Abastos dentro del ranking de Mercados de Excelencia del Estado”.

Araújo afirma que en política no todo bono, “y los políticos somos antes que nada servidores públicos con el deber de poner por delante de nuestros intereses partidarios o personales a defensa del bien común. Paco Ferreira hizo justamente lo contrario mintiéndole a los aparceros, que también hay que decirlo se dejaron engañar por las palabras del Alcalde, llegando a manifestarse injustamente contra quien actuaba a su favor con la verdad y la Ley por delante”.

Desde Manifesto Miñor anuncian que estarán vigilantes para que se cumplan escrupulosamente las normas que desde ahora regirán el funcionamiento de la Plaza de Abastos y las bases que sirvieron para regularizar una situación tan vieja y enquistada como la propia Plaza, así como para que vuelvan a sacar a concurso aquellos puestos sobrantes o que vayan quedando vacíos.