Baiona nombra “Hijo Adoptivo” de la villa a Román Pereiro Alonso

El Ayuntamiento de Baiona homenajeó este viernes a Román Pereiro Alonso con su nombramiento como “Hijo Adoptivo” de la Real Vila, acordado por unanimidad por la Comisión de Honras y Distinciones. Esta distinción se concede, según el reglamento del Ayuntamiento, “a aquellas personas que, sin ser naturales del municipio, destaquen por sus actuaciones extraordinarias y sus méritos singulares en favor del municipio de Baiona”.

Los jardines del Archivo Histórico y Biblioteca Municipal de Baiona acogieron un acto en el que también estuvieron presentes familiares y amigos del homenajeado, así como el alcalde, Carlos Gómez, los portavoces de los demás grupos que componen la Corporación Municipal, *Ángel Rodal, Carlos de la Peña, Iago Pereira y Rosa Piñeiro, y el ex regidor Jesús Vázquez Almuiña, actual Conselleiro de Sanidade.

Román Pereiro Alonso nace en Vigo en el año 1933. Estudia la carrera de Medicina en la Universidad de Santiago donde se licencia en el año 1956. Amplía estudios en Madrid y París en los campos de la fitopatología y la anatomía patológica y comienza su desempeño profesional en la clínica paterna, en la viguesa Plaza de la Constitución.

Desde muy joven desarrolla por el arte una pasión como coleccionista, crítico y dinamizador cultural paralela a la de su profesión. Fue uno de los principales promotores de Atlántica, la confluencia de artistas que de 1980, en la Casa de la Cultura de Baiona, a 1983, da un impulso renovador a las artes plásticas del país, perceptible aun hoy en los nuevos creadores.

Atlántica encuentra en Baiona, hace cuarenta años y gracias a Román Pereiro, las condiciones físicas y culturales propicias para concretar aquella eclosión creativa, manifestación y broto de los nuevos tiempos que estaban llegando. Después de Baiona, Santiago, Madrid y Vigo son plazas receptoras de las diversas exposiciones y muestras de los creadores adscritos la aquel fenómeno artístico y sociológico.

Del espíritu de Atlántica nacería otra gran experiencia cultural de Román Pereiro junto a su doña, Malena Lepina, por desgracia fallecida recientemente: “Baiona horizonte atlántico”, que se desarrolló desde 1980 a 1992. Por la finca del Toutizal, en el Loureiral baionés, se dio acogida a los creadores tanto de diversas generaciones como de ámbitos creativos. Desde Laxeiro o Torrente Ballester a Antón Reixa y Menchu Lamas; de Dicen Matamoro a María del Carmen Kruckenberg; de Francisco Leiro a Antón Lamazares.

Dirigió el museo del Real Club Celta de Vigo. Fue miembro del patronato del Museo Municipal Quiñones de León y presidente de la Asociación de Críticos de Arte de Galicia.

En el año 2002, la editorial Galaxia reúne en el libro “A batalla de Rande, mapas e gravados (1699-1715)” una de las aficiones más sostenidas en el tiempo por Román Pereiro: la cartografía y los viejos grabados. Una buena muestra de esta colección se expone, en calidad de préstamo, desde su apertura en el año 2015, en la Casa de la Navegación de Baiona, espacio museístico donde Román Pereiro ejerció como miembro de su Consejo asesor.