“La homofobia y la transfobia no deben tener cabida en nuestros pueblos y ciudades”

El Ayuntamiento de Baiona conmemoró este lunes el Día Internacional del Orgullo LGTBI. La concejala de Igualdad, Yasmina Moreira Costas, leyó un manifiesto para transmitir el apoyo de la administración local en todas las reivindicaciones de este colectivo. Además, por segundo año consecutivo, la bandera arcoíris luce en uno de los balcones del Consistorio.

La Concejalía de Igualdad de Baiona está trabajando en conjunto con gente del colectivo para articular una serie de acciones que tendrán como objetivo visibilizar y sensibilizar a la todo el vecindario, haciendo especial hincapié en el alumnado del IES Primero de Marzo, para lo cual se está diseñando una serie de palestras sobre educación sexual y diversidad afectivo sexual.

Manifiesto

Hace ya 30 años, la Organización Mundial de la Salud suprimió finalmente la homosexualidad de su listado de enfermedades mentales, hecho con el que se pretendía acabar con casi un siglo de homofobia médica y discriminación contra las personas LGTB.

Sin embargo, a pesar de las innegables mejorías desde entonces, la realidad internacional para el colectivo LGTB no cambió sustancialmente alrededor del mundo y las personas LGBT siguen padeciendo discriminación por su orientación sexual y/o identidad de género también en Galicia.

Concretamente en nuestra villa hubo casos de homofobia y transfobia que desembocaron en muertes trágicas. Esto pone en evidencia que nos queda mucho camino como sociedad, ya que las personas LGTB se enfrentan aún a la falta de empatía, al odio y a la ignorancia de gente que considera la diversidad afectivo sexual y de identidad de género como algo malo que hay que eliminar.

Es importante señalar que el período de confinamiento impuesto para frenar la pandemia del COVID-19 pudo tener como consecuencia el empeoramiento de la situación de muchas personas LGTB, personas al verse, en muchos casos, obligadas a volver a la casa donde podían padecer la LGTBfobia familiar, cortadas de su red de apoyo habitual, forzadas a cerrarse de nuevo en el armario por miedo al rechazo y mismo a la violencia, tanto física como verbal.

Por culpa de la pandemia, este año no pudieron tener lugar las marchas y manifestaciones del Orgullo LGTB, cuando menos de la manera habitual. Justamente, por esta misma razón es imperativo seguir visibilizando los obstáculos y las discriminaciones que continúan a asolar la vida de las personas LGTB y ponernos a su disposición todas las herramientas necesarias para ayudarlas a superar, en la medida de lo posible, las consecuencias de la LGTBfobia.

Desde la Concejalía de Igualdad estamos trabajando en el diseño de acciones, colaborando con personas del colectivo, que llevaremos a cabo para dar visibilidad a las reivindicaciones del colectivo, para formar e informar al vecindario y romper con estereotipos y perjuicios. Es hora ya, de dar visibilidad y normalizar la diversidad afectivo sexual además de demandar una mayor atención sobre la necesidad de trabajar contra la discriminación.

La homofobia y la transfobia son dos formas de discriminación que no deben tener cabida nos nuestros pueblos y ciudades, ni en ningún ámbito de nuestra sociedad, por atentar contra la convivencia, el respeto para la diferencia y la diversidad, pilares básicos que deben sustentar cualquier sociedad democrática y plural.

Anuncios