La Guardia Civil intensificó los controles de movilidad interprovinciales durante este fin de semana

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra intensificó este fin de semana los controles de movilidad interprovincial.

Se establecieron dispositivos para el control de las medidas decretadas para la gestión de la crisis sanitaria del COVID-19 en las principales vías de comunicación de la provincia, en zonas próximas a los límites con A Coruña y Ourense, y en los accesos a grandes núcleos de población o zonas turísticas.

Aunque se observó un cumplimiento generalizado de las normas establecidas, también se detectaron algunas situaciones irregulares de desplazamientos no autorizados interprovinciales y viajes en los que los ocupantes de los vehículos a motor no cumplían con las obligaciones sanitarias como el uso de mascarillas.

En la fase actual, las personas que residan en una misma vivienda pueden desplazarse en un mismo vehículo sin más limitación que las plazas para las que estuviese homologado el coche. En el supuesto de que los ocupantes no fuesen convivientes, deben hacer uso de mascarilla y como máximo, pueden viajar dos personas por fila de asientos, guardando siempre la mayor distancia de seguridad posible para así evitar el contagio del virus.

Como resultado del operativo, se efectuaron por las distintas patrullas del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra un total de 70 denuncias administrativas a la Ley Orgánica 4/2015 de Seguridad Ciudadana.

Desde el inicio de la crisis sanitaria del Covid-19, se compatibiliza la vigilancia y control del tráfico con la detección de conductas no ajustadas a lo establecido por las autoridades sanitarias.