La Guardia Civil no descuida la vigilancia de la seguridad vial durante la pandemia del coronavirus

La Guardia Civil intensificó durante esta Semana Santa los controles en carretera para evitar desplazamientos injustificados, especialmente a segundas residencias. Los puntos de verificación se efectuaron en los accesos a los principales núcleos turísticos de la provincia y en las grandes arterias de comunicación con la meseta y el norte de Portugal.

Las patrullas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil compatibilizaron el control de las medidas de limitación de la libertad de circulación de personas impuestas por el confinamiento del Covid-19, con la vigilancia de las infracciones a la normativa de tráfico y seguridad vial.

En este sentido, cabe destacar que se detectaron a dos personas conduciendo sus vehículos sin autorización administrativa y a otra que arrojó resultado positivo en la prueba de alcoholemia tras ser interceptado cuando incumplía el confinamiento.

En el primer caso, a las 16:30 horas del sábado 11, una patrulla de motoristas del Destacamento de tráfico de Lalín, sorprendió a un varón de 32 años mientras conducía, sin haber obtenido nunca permiso de conducción, por la EP-7020 en el término municipal de A Estrada.

Una hora y media después, en el mismo término municipal y concretamente en el kilómetro 18 de la PO-841, otra patrulla de la misma unidad, interceptó a un joven de 30 años, vecino de la localidad de Lalín conduciendo con su permiso sin vigencia por la pérdida total de los puntos asignados por distintas infracciones administrativas previas.

En ambos supuestos, además de efectuarse las oportunas denuncias por el incumplimiento del confinamiento, se procedió a su investigación por sendos delitos contra la seguridad vial. Las diligencias fueron entregadas de forma telemática en el Juzgado de Guardia de Lalín.

Dentro del mismo orden de actuaciones, el pasado domingo, sobre las 18:45 horas, se interceptó a un conductor que presentaba síntomas de haber consumido bebidas alcohólicas, en un control conjunto que se realizó con el Grupo Rural de Seguridad en la A-52, en el término municipal de A Cañiza.

Además de haber dado positivo en las pruebas de alcoholemia, este conductor fue denunciado también por circular con la ITV caducada e incumplir las normas del confinamiento del Covid-19.