“La línea circular al Val Miñor anunciada por la Xunta parece más una ruta turística”

Para Antonio Araújo, Portavoz de Manifesto Miñor, la línea circular al Val Miñor que viene de hacer pública la Xunta de Galicia, más que una línea de transporte común se parece más a una ruta turística propia del verano. “El Gobierno de la Xunta acaba de entrar en campaña electoral en la comarca como un elefante en una cacharrería, y le vale cualquier cosa sin reparar siquiera en el absurdo o sesgado de lo que proponen. Nos venden una línea circular que une al Val Miñor, cuando en el mejor de los casos uniría Baiona y Nigrán. Hablan de un recorrido de una hora, cuando por el itinerario que malamente describen, con trechos por vías rurales, los tiempos no van a bajar de hora y media”.

Analicemos la “línea circular” de la Xunta: sale de Baiona (centro de salud), continúa por Sabarís y llega a A Ramallosa; de ahí tira al centro de salud de A Xunqueira y vuelve de nuevo a A Ramallosa, hacia Panxón. De Panxón sube a Nigrán y baja a Porto do Molle (polígono industrial); desde ahí, se supone que sube a A Carrasca, hacia Parada y llegar a A Areíña (Vilaza), y baja al centro de Gondomar (estación de buses). Y vuelve de nuevo a la carretera de A Rallamosa, pasa por Mañufe hasta llegar al IES Proval, de nuevo a Xunqueira, A Ramallosa, Sabarís, finalizando en Baiona en el IES 1ª de Marzo.

“En resumen, si una persona quiere viene a Gondomar desde Baiona, no le baja de hora y media con un recorrido más propio de una visita turística. Y la chavalada que quiera venir a estudiar al IES Proval el mismo, a no ser que bajen en la Xunqueira y vayan caminando hasta el instituto 3 kilómetros que para eso tienen las piernas nuevas. Nada dice el anuncio de la Xunta de lo que realmente nos interesa a los miñoranos y miñoranas, por ejemplo la conexión con la UVIGO, con los dos polígonos industriales, con el Hospital Álvaro Cunqueiro, etc”, lamenta Araújo.

“Si las docenas de alegatos hechos por los colectivos sociales, partidos políticos, y vecindario de la comarca sólo dieron como resultado lo que ahora anuncia la Xunta, para Manifesto Miñor es una tomadura de pelo que sigue dejando el Val Miñor con una comunicación interna casi tan precaria como la que teníamos”, concluye.