El servicio de limpieza de Baiona se queda bajo mínimos

La plantilla de trabajadores de servicios públicos de Baiona se encuentra bajo mínimos y no es un problema nuevo ya que año tras año, y sobre todo con la llegada de la temporada estival, la falta de personal provoca serias dificultades para cubrir las necesidades de un municipio que multiplica por tres su población entre junio y septiembre. Sin embargo estos inconvenientes se están prolongando fuera de temporada alta y el servicio municipal de limpieza, compuesto por seis operarios y un capataz, tienen en activo tan sólo a tres trabajadores debido a que dos de ellos están de baja médica y el restante se encuentra disfrutando de sus vacaciones.

Además la falta de personal se extiende al Museo de la Navegación, que lleva varios meses abriendo sólo en horario de mañana ya que su encargado tiene un contrato de media jornada, y el de la Carabela Pinta por el momento se sostiene pero con incertidumbre. Asimismo la Policía Local lleva dos meses sin turno de noche por la escasez de efectivos y todo apunta a que por el momento la situación seguirá del mismo modo manteniéndose las jornadas de mañana y tarde.

Por el momento el alcalde, Carlos Gómez, explicó que aguantarán este “impasse” hasta que reciban los 230.000 euros provenientes del Plan Concellos 2020 que les permitirán llevar a cabo contrataciones puntuales de 22 personas para diferentes áreas, pero que comenzarán a trabajar en contrataciones propias una vez que cuenten con el convenio actualizado así como la Relación de Puestos de Trabajo, denominada RPT.

Cuentan con que como mínimo podrán ampliar la plantilla en ocho trabajadores de cara al 2021, lo que les permitiría destinar la diferencia resultante del capítulo de contrataciones al montante destinado a inversiones del total acercado todos los años por la Diputación, que este año ronda los 900.000 euros.

Situación heredada

Para el portavoz del PP, Ángel Rodal, el contexto que están sufriendo responde a una “clara falta de planificación” aunque Gómez asegura que el epicentro del problema radica en la falta de la Relación de Puestos de Trabajo, denominada RPT. El alcalde asegura que la carencia de este instrumento imposibilita la configuración de un cuadro de personal adecuado más allá de las contrataciones de refuerzo que se llevan a cabo a través del Plan de la Diputación. Precisamente el alcalde afirmó que la estrategia del anterior gobierno se apoyaba en las contrataciones financiadas desde la Administración provincial, “lo que provocó una dinámica que llevamos arrastrando desde hace 15 años, de ahí que no contemos con una RPT”. Según explicó Gómez el sistema adoptado por los populares motiva que en el momento en el que se agotan las partidas del programa provincial, la Administración local se vea en la obligación de hacer despidos masivos y esperar a que se hagan efectivas las nuevas ayudas para reponer personal.

Anuncios