Los temporales derriban parte del antiguo consistorio de Morgadáns

Operarios del departamento de Vías y Obras de Gondomar cerraron, en la mañana de ayer, el acceso que discurre por delante de la antigua casa consistorial de la Entidad Local Menor de Morgadáns en el histórico barrio de A Pedra, después de que en la madrugada del pasado viernes sufriese un derrumbe parcial motivado por el paso de la borrasca Gloria. Una vez que la construcción esté asegurada los operarios procederán a la reapertura de la calle en un plazo máximo de semana y media. Además desde el gobierno local estudiarán un convenio de cesión del inmueble para que la pedanía ejecute un proyecto de rehabilitación que le permita otorgarle un nuevo uso, o al menos así lo aseguró el alcalde de la condal Paco Ferreira.

Como resultado del suceso varias viviendas se encuentran aisladas parcialmente del núcleo y sus propietarios se ven en la obligación de tener que dar un rodeo para poder acceder a las mismas, y así lo reflejaron en la red social Facebook en donde tampoco escondieron su malestar ante la imposibilidad de acceder con sus vehículos hasta sus casas. Y todo apunta a que por ahora la situación continuará del mismo modo al menos hasta que se garantice la seguridad en la zona. Ferreira, por su parte, explicó que para poder actuar sobre la construcción tuvieron que esperar al informe técnico del arquitecto municipal que les marca las pautas para salvaguardar el edificio y hoy mismo comenzarán con los trabajos de acondicionamiento ejecutados por una empresa local. Así pues las actuaciones se centrarán en la eliminación de todos los elementos que presenten algún riesgo de derrumbe localizados sobre todo en la fachada y cubierta. Una vez que sean retirados se procederá al apuntalado de su estructura para garantizar su estabilidad y una vez que todo se encuentre en orden reabrirán la calle que por el momento continúa vallada a cal y canto. Ferreira explicó que ante la excepcionalidad de lo ocurrido todas las tramitaciones y su licitación se llevaron a cabo con urgencia con el fin de iniciar los trabajos con la máxima celeridad posible. Unas gestiones que se realizaron directamente desde el consistorio gondomareño al encontrarse incluida en el inventario de bienes municipales.

Aún así una vez que se remate con las actuaciones de acondicionamiento de la zona procederán a la reapertura de la calle mientras que los técnicos redactarán un proyecto para destinar el inmueble a un uso lúdico con ejecución a cargo de la propia pedanía, para darle un encaje legal Ferreira contempla la posibilidad de un convenio de cesión.

Las fuertes rachas de viento y lluvia vividas en la madrugada del pasado viernes provocaron el derrumbe de varios elementos de la edificación, pasados 30 minutos de la media noche. Hasta el lugar se trasladaron efectivos del GES Val Miñor y de la Guardia Civil, que acordonaron la zona para establecer un perímetro de seguridad. Desde el Concello aclararon que la situación se restablecerá en un plazo comprendido entre los 7 y los 9 días.

Anuncios