Araújo denuncia que el nuevo reglamento del Punto Limpio abre la puerta a cobrarle a los vecinos por dejar residuos

Manifesto Miñor denuncia en un comunicado que el gobierno municipal del PSOE y el alcalde Paco Ferreira llevan este lunes a pleno un nuevo reglamento del Punto Limpio que abre la puerta a cobrarle a los vecinos por dejar en él residuos domésticos.

“Uno de los motivos por los que Manifesto Miñor se opuso a la contratación del nuevo servicio de recogida de Residuos Sólidos Urbanos fue precisamente por incluir en el mismo la gestión del Punto Limpio como si fuese una parte más de la recogida común cuando en realidad son cosas diferentes, mismo contradictorias y que compiten entre sí. Es decir, en la medida en que el Punto Limpio vaya sacando residuos domésticos fuera del “circuito SOGAMA” el negocio de la recogida disminuye (SOGAMA le cobra al Ayuntamiento por toneladas) con el consiguiente ahorro de dinero público para el Ayuntamiento, a mayores de los beneficios sociales y medio ambientales”, señala Antonio Araújo.

“Si a esto le añadimos el compostaje de la materia orgánica, en un período de tiempo razonable podríamos estar hablando de un cambio en el sistema de recogida de RSU más eficiente, barato y social y ambientalmente sostenible. En resumen, estamos delante de un reglamento poco ambicioso a la vista del uso que del Punto Limpio vienen haciendo los vecinos en relación a las cláusulas del mismo, y disuasorio desde el momento que se abre la posibilidad de cobrar una tasa por dejar en él residuos domésticos. Es decir, desde nuestro punto de vista se trata de un reglamento pensado para mantener y fomentar el negocio de la recogida de RSU, en vez de mejorar y modernizar la actual recogida”, lamenta el portavoz de Manifesto Miñor.

Estas son algunos de los defectos que desde Manifesto Miñor-En Marea alegarán en el período de exposición pública.

1ª.- Llama la atención que en la introducción se ignore deliberadamente que el Punto Limpio de Gondomar se encuentra en terrenos propiedad de la Comunidad de Montes de Vincios.

2ª.- Es poco ambicioso en cuanto a las cantidades de determinados residuos y la periodicidad para poderlos llevar al Punto Limpio una vez comprobado en estos años el intenso uso del mismo. Por citar algunos ejemplos estarían las podas y césped de jardines, fluoresecentes, el peso de escombros de pequeñas reformas en la vivienda, o los pequeños comercios que quedan fuera de poderlo usar.

3º.- Los horarios del Punto limpio deben figurar en el reglamento y no dejarlos al albur del Alcalde.

4º.- Eliminan la función pedagógica y de concienciación que debe tener el Punto Limpio tal como se recogía en el anterior Reglamento (Art.5 donde era un imperativo atender a los centros escolares, etc), para pasar ahora a ser un objetivo más.

5ª.- Se recoge la posibilidad (Art. 11-2) del cobro de una tasa por la utilización del Punto Limpio. De llevarse adelante sería la muerte del Punto Limpio toda vez que además del cobro en sí mismo, estaría también el trámite burocrático de cobrar y dónde.

Para Manifesto Miñor-En Marea estamos delante de un reglamento disuasorio que lo único que pretende es acabar con el Punto Limpio y engordar los ingresos de la empresa concesionaria y de SOGAMA. “Este sería el momento de ponerse a trabajar en la construcción de un nuevo Punto Limpio (podría ser mancomundado) e ir avanzando hacia eliminaciones de los RSU de una manera sostenible”, concluye Araújo.

Anuncios