Manifesto Miñor acusa al gobierno local de tener abandonados los comedores escolares

Manifesto Miñor, recogiendo las quejas de muchas madres y padres usuarios del servicio de comedor escolar, instan públicamente al gobierno municipal, a la concejala responsable del servicio y al propio alcalde, “a que se pongan a trabajar ya, pues la educación, los comedores escolares y la posibilidad de conciliar la vida laboral y familiar de padres y madres debe ser una prioridad municipal por encima de la propaganda y el postureo en las redes sociales a los que nos tienen acostumbrados”. Además -continúan-, “porque son un gobierno municipal muy bien pagado, cuyas liberaciones nos cuestan a todos los los gondomarenses más de 350.000 €/año”.

Desde Manifesto Miñor resaltan la importancia de la existencia de los comedores escolares en los centros públicos de enseñanza resultó ser una conquista social de primera orden llevada a cabo por las ANPAS a lo largo de muchos años, y que demostró ser una pieza fundamental en la posibilidad de conciliar la vida laboral de las madres y padres con una atención idónea a los hijos. En Gondomar, a mayores se consiguió hace años que la gestión de los mismos pasase de ser llevada a cabo por las propias ANPAS, a ser realizada por el Ayuntamiento, lo que permite reducir costes, mayor control del servicio, etc. “Eso fue así durante la estancia en el Gobierno Municipal de Manifesto Miñor y gracias a la preocupación y la colaboración con las ANPAS de nuestra concejala delegada del servicio, Rocío Cambre”.

“Después de las pasadas elecciones municipales y del gobierno con mayoría absoluta del PSOE y de Paco Ferreira, la cosa comenzó a cambiar a peor a pesar de tener un gobierno municipal con 7 dedicaciones de nueve, entre ellas la de la concejala encargada de velar por el buen funcionamiento de los comedores escolares, la concejala de Bienestar Social. Como ejemplo decir, que a día de hoy, la empresa adjudicataria del servicio y los trabajadores responsables del mismo que sirven las comidas en los colegios, aun no conocen a dicha concejala”, asegura Rocío Cambre.

Según Manifesto Miñor, esta desidia por parte de la concejala responsable y del propio alcalde, está llevando a una relajación en la prestación del servicio, y en consecuencia, a su deterioro en el cumplimiento de las cláusulas del contrato, falta de personal (escaso), o que los lavavajillas instalados por su concejala Rocío Cambre sigan sin funcionar cuando están perfectamente instalados a día de hoy (con la excepción del CEIP Chano Piñeiro).

Al mismo tiempo, denuncian públicamente el incumplimiento expreso del compromiso del alcalde de ampliar el comedor del CEIP Souto-Donas, que por sus reducidas dimensiones, los nexos se viene en el deber de hacer dos quietas de comer, lo que genera una evidente incomodidad en el alumnado que usa este servicio teniendo que almorzar a las prisas, etc.