El Área Sanitaria de Vigo dispone de un plan específico de incidente de múltiples víctimas

El accidente de tren de Porriño –del que hoy hace 3 años- marcó un punto de inflexión en la atención sanitaria de Vigo. Así, este accidente fue el punto de referencia para desarrollar un Plan de Incidente de Múltiples Víctimas (IMV), documento que recoge el procedimiento jerarquizado de atención a las víctimas en caso de catástrofe externa con el objeto de desarrollar una coordinación ágil, y una atención eficaz y resolutiva.

Establece actuaciones organizadas por lo que el Plan sigue una metodología perfectamente establecida que se asienta sobre los llamados Manuales de Atención Operativa, individualizados y específicos para cada uno de los servicios sanitarios y no sanitarios.

Se trata del primero Plan de estas características de los hospitales de Galicia, elaborado con la participación de todas las categorías profesionales y coordinado por la Unidad de Calidad y la Dirección de Procesos Asistenciales de la EOXI de Vigo.

Integrado en Platerga (Plan Territorial de Emergencias de Galicia), este Plan de la respuesta a la nueva realidad derivada de la reordenación del área sanitaria de Vigo.

Seguridad para pacientes y profesionales

Una IMV se caracteriza por presentar unas necesidades organizativas diferentes a las habituales, debido a la imprecisión en su momento inicial del alcance de la misma; posteriormente se confirmarán las necesidades de un requerimiento asistencial de alto nivel.

La coordinadora del Plan, la doctora Dolores Zapata, explica que -“tras la reordenación dl área sanitaria fue necesario el diseño de un plan integral que se adaptara a las nuevas estructuras que, además, coincidió con el accidente del tren de Porriño. Aunque la actuación sanitaria en ese accidente fue impecable y ejemplar, vino a refrendar la necesidad de disponer de ese procedimiento, no sólo para garantizar una gestión eficaz y de calidad a las víctimas y a sus familiares en el caso de una IMV, sino para aportar seguridad a los profesionales en el desarrollo de sus tareas, de manera que quede poco margen para la improvisación”- asegura la doctora Zapata.

Así, el Plan nació con la idea de ser un documento práctico y dinámico dirigido a los profesionales, por lo que resultaba fundamental la divulgación del mismo. De hecho, tras la última actualización, hace ya un año, se mantuvieron sesiones divulgativas y formativas especificas de cada uno de los MAOs incluidos en el documento.

Niveles de actuación

El plan establece cuatro niveles de actuación según el número de víctimas. El Nivel 0, abarca hasta 10 víctimas; el Nivel I, de 11 a 25; Nivel II, de 26 a 50; y el Nivel III, cuando hay más de 50 víctimas.

El jefe de servicio de Urgencias, Angel Pichel explica -“además de la referencia cuantitativa, en una IMV también es necesario tener en cuenta las características del incidente, porque puede ser un incidente con pocas víctimas aunque muy graves, subsidiarias de tratamientos quirúrgicos y cuidados críticos, o, por el contrario, una catástrofe con muchas víctimas pero que no revistan excesiva gravedad, como ocurrió en O Marisquiño”-.

Así, se establece un puesto de mando para valorar la dimensión del Incidente, organizar la distribución del personal e identificar otras necesidades. El puesto de mando es el responsable de adoptar decisiones como la de priorizar la atención, optimizar los recursos y valorar la necesidad de la cancelación de la actividad común, o la movilización de más recursos humanos, en caso de necesidad.

“Aunque en este área sanitaria disponemos de unos recursos y una estructura muy dimensionada, con más de 6000 profesionales, más de un millar de camas hospitalarias, 116 puestos de cuidados críticos y 36 quirófanos, el importante en una IMV es una correcta coordinación y gestión de los mismos; y para eso es fundamental que todos y cada uno de los profesionales conozca su protocolo de actuación”- afirma la doctora Zapata.

Manual de Actuaciones Operativas

Ante una situación de Incidente de Múltiples Víctimas (IMV) es necesario disponer de un procedimiento jerarquizado de actuación acomodado a los diferentes servicios para que todo el personal sea conocedor de su función y emplazamiento en caso de IMV.

Así, cada servicio cuenta con un Manual de Actuaciones Operativas (MAO) específico, que describe de manera muy claro la organización y priorización de pacientes y profesionales dependientes del mismo. Estos Manuales deben ser periódicamente evaluables, revisables y actualizados.

Urgencias

Una de las áreas claves en la atención a una IMV es la de Urgencias. Según el jefe de este servicio, Dr. Pichel- “en nuestro Manual de Actuaciones Operativas se contempla un escenario versátil, que se modifica en función de las víctimas, destinando dos zonas diferenciadas de atención, una para continuar con la Urgencia común, y otra para la atención específica a las víctimas del Incidente. Para esto, el Manual contiene un Plano con la distribución de dichas zonas así como la de los equipos profesionales asignados a cada una de ellas. En este sentido, cada profesional conocerá su emplazamiento exacto y su tarea a desarrollar en caso de IMV”.

Información y Comunicación

Además de la asistencia, que es el fundamental, el documento contempla también aspectos de gran importancia en un acontecimiento de este tipo, como la Información y Comunicación facilitada a los familiares y a los medios de comunicación social -acotando espacios específicos para realizar esta actividad-.

También prevé otros temas logísticos, como el emplazamiento y organización de personal voluntario, así como las relaciones institucionales con los diferentes organismos como el 061, el Centro de Transfusión de Galicia, las fuerzas de seguridad y orden público, bomberos, etcétera….

Anuncios