El BNG reclama la anulación del Plan de Transporte de la Xunta y la redacción de un nuevo documento

El BNG en el Val Miñor viene de presentar alegaciones al Anteproyecto de explotación del transporte Público de la Xunta de Galicia para la comarca del baixo Miño y sur de la comarca de Vigo en las que solicita la anulación de la tramitación y la presentación de un nuevo documento.

Con la publicación, sin versión en gallego, del anteproyecto en pleno verano, sin apenas tiempo para su análisis y de elaboración de alegatos, ni de contraste con las entidades sociales para incorporar sus aportaciones; con colectivos sociales en pie por el deficiente servicio en el Val Miñor, nombradamente en Gondomar; con las empresas de transporte que hasta lo de ahora venían dando el servicio perjudicadas por unas condiciones pensadas para la concesión a grandes empresas en detrimento de las pequeñas y medianas de la zona. Así es como el gobierno de Alberto Núñez Feijóo pretende aprobar la modificación de las líneas de autobús que afectarán al Val Miñor, Baixo Miño y A Louriña para los próximos diez o quince años.

Para el BNG, con una concepción radicalmente opuesta a la del PP, el transporte público colectivo no se reduce a realizar traslados de la periferia a la ciudad. Se trata de vertebrar el territorio, de dar cumplida solución a las demandas del vecindario y de contribuir a la reducción del transporte individual, en el camino de una movilidad sostenible, más respetuosa con el medio ambiente. Así, uno de los principales defectos es la falta de integración del transporte urbano de Vigo y el interurbano de Gondomar en el Transporte Metropolitano, impidiendo así trasbordos sin coste y bonificaciones en el coste de los billetes que, además de contribuir al ahorro de las familias, incentivarían el uso del transporte público colectivo en detrimento del privado e individual.

Otra de las grandes deficiencias es no considerar el transporte público como opción para los desplazamientos a los centros de trabajo, y, a pesar de que el anteproyecto considera las áreas industriales como A Pasaxe o Porto do Molle como puntos generadores de tránsito, no contempla ninguna comunicación con ellos. Por lo que el BNG solicita el establecimiento de líneas que conecten con las áreas empresariales del Val Miñor y de la zona, con paradas y frecuencias adaptadas a la jornada laboral.

Otra de las reivindicaciones comunes del BNG para el Val Miñor y el establecimiento de una conexión estable, con una frecuencia idónea y lo más directa posible con el campus de la Universidad de Vigo y con centros de enseñanza de FP de toda la zona. También con los distintos centros hospitalarios, nombradamente con el Álvaro Cunqueiro, ya que es obligación de la Xunta de Galicia contribuir a que el vecindario pueda optar por un hospital de gestión pública que cuente con oferta de transporte que lo permita. La propuesta de la Xunta es claramente insuficiente, especialmente sí se compara con las frecuencias que conectan con el hospital privado POVISA.

Como ejemplo significativo del sin sentido de la propuesta de la Xunta está la oferta de salidas diarias por la mañana hacia Vigo desde las parroquias de Chandebrito (Nigrán, 2), Belesar (Baiona, 1) o Couso (Gondomar, 1), pero ninguna vuelta, lo que las convierte en inservibles. Resulta evidente que requieren, cuando menos, viajes de vuelta a última hora de la mañana y/o de la tarde para que tengan sentido, aunque la verdadera solución es la implantación de líneas circulares en cada ayuntamiento y de una línea circular entre los tres ayuntamientos del Val Miñor, que conecten a las distintas parroquias entre sí y con las líneas interurbanas.

El BNG, ante un documento que por su complejidad y presentación desorganizada y caótica incumple el principio de transparencia, que precisaría de un período mucho mayor de exposición pública para su análisis y que cuenta con numerosos errores de bulto, reclama la anulación de su tramitación y la redacción de un nuevo documento, en gallego, mejorado con las aportaciones hechas al actual, claro y accesible a través de una plataforma de consulta que facilite su comprensión y que cuente con uno amplio plazo de alegación.