Xeira para conocer retales de la historia, etnografía y arquitectura de Panxón

El martes 6 de agosto tendrá lugar una nueva jornada dentro del programa de las Xeiras de Verán 2019 del IEM, organizada con la colaboración del Ayuntamiento de Nigrán y titulada “Retallos de historia, etnografía e arquitectura”. Será guiada por Antonio Soliño Troncoso y Anxo Rodríguez Lemos, con punto de encuentro en el Templo Votivo del Mar a las 18:00 horas. El recorrido estará acompañado de dos intérpretes en lengua de signos.

Panxón, además de parroquia es una villa marinera cuyos vestigios arqueológicos testimonian su ocupación desde la Edad de Hierro. Esta cronología en la parroquia va más atrás: en la playa de Patos se encontraron piezas talladas en cuarcita pertenecientes al Mesolítico (de 7.500 a 3.000 la. C.) y en Monteferro existen muestras de arte rupestre y molinos naviculares.

Además, en la misma península se localizó un yacimiento de época romana, período bien representado en el núcleo urbano: en la playa de Panxón fue encontrada una ara dedicada a Mercurio y en el Castro, antiguo recinto marítimo de la citada Edad de Hierro, aparecieron restos de un mosaico y otras piezas que evidencian la existencia en él, cuando menos, de una villa romana. Por último, en la calle Arco Visigótico se localizaron muros y cimentaciones de un asentamiento romano que algunos autores datan entre los siglos III e IV d. C. También, a no mucha distancia, pías para trabajar el barro y restos de ánforas procedentes del Mediterráneo Oriental, síntoma del carácter comercial que asistió al lugar.

En resumen, la villa es un gran yacimiento arqueológico, principalmente de época romana, a la espera de ser analizado, estudiado y tratado en concordancia con su importancia contextual.

En esta xeira, además de visitar y comentar aspectos del mencionado anteriormente, se tratará el urbanismo de la villa, se constatará el regionalismo arquitectónico, se tocará la vida y obra de Antonio Palacios, se conocerá parte de la memoria construida de José Mogimes, se recordarán elementos etnográficos conservados y desaparecidos y se hablará de gamelas, marineros, rederas, costumbres y tareas relacionadas con la pesca.

El recorrido, de mínima dificultad y una longitud total de 1,5 km., totalmente urbano, durará unas tres horas aproximadamente.