Un año de cine en el CEIP Souto-Donas

FOTO: IVÁN REFOJOS // Os escolares do CEIP Souto Doas asistiron ao primeiro pase que tivo lugar onte ás 10:30 horas.

El alumnado del CEIP Souto-Donas ya sabe lo que se siente al verse proyectados en la gran pantalla y es que ayer celebraron con dos pases el estreno de su cortometraje “O Misterio do Pistacho” en el auditorio municipal de Gondomar, Lois Tobío.

Una pieza audiovisual de 30 minutos de duración a la que no le falta detalle, con un atrezzo de lo más completo, banda sonora y guión propios creados por la jefa de estudios y profesora de música, Olga Álvarez González. Su trama gira en torno a la misteriosa aparición de cáscaras de pistachos en el arenero del centro educativo, un hecho verídico y que inspiró a los escolares como tema argumental, pero es que además también recoge el proceso de rodaje como si de un making off se tratase, los momentos previos al estreno y su repercusión mediática en prensa y televisión una vez llevada a los cines. Una manera de reflejar la totalidad del mundo cinematográfico y cómo afecta a los actores, en este caso personificados en los casi 185 niños matriculados en el colegio de la parroquia gondomareña.

La iniciativa surgió gracias a la propuesta del padre de uno de los alumnos, Iván Refojos, como proyecto anual ya que este centro además de los programas pertenecientes a las diferentes asignaturas, presentan un trabajo colectivo basado en una temática determinada y que este año se proyectó por primera vez coincidiendo con el fin del curso lectivo. “Este curso lo dedicamos al cine, por lo que las actividades como las realizadas en Navidad o en carnavales giraban en torno a este mundo y cuyo resultado fue la pieza de media hora presentada hoy”, explicó Álvarez.

Pese a que la iniciativa no dispuso de grandes alardes técnicos sirvió perfectamente para acercar este mundo a los escolares participantes con un resultado muy aceptable y para el que dedicaron más de 100 horas de grabación, además del trabajo de edición que corrió por cuenta de Refojos. Un profesional del sector que se ofreció de manera desinteresada a dar forma a minutos interminables de tomas y secuencias. “La verdad que el montaje de la pieza la llevamos a cabo durante una semana seguida con jornadas de trabajo que superaban las seis horas diarias”, explicó el voluntario. En cuanto a su difusión una vez presentada, la obra estará a disposición de todos los que la deseen ver en la web oficial del colegio, sólo aquí ya que desde el centro explicaron que prefieren mantenerla como “el producto de algo familiar” con lo que por el momento descartaron su publicación en redes sociales. Sin embargo tampoco desechan la idea de proyectar su creación a modo introductorio en diferentes eventos relacionados con el centro escolar.