El Juzgado concluye la investigación sobre la agresión múltiple de los “Chukis” en Nigrán

El Juzgado de Instrucción número 5 de Vigo ha concluido la investigación sobre la agresión sufrida por seis personas durante la madrugada del 26 de septiembre de 2015 en las inmediaciones de un centro comercial situado en A Ramallosa (Nigrán). La instructora ha emitido un auto en el que decreta que se continúen las diligencias por los trámites del procedimiento abreviado por si los hechos que se les imputan a 19 investigados fueran constitutivos de seis delitos de lesiones, cinco de ellos leves. La instructora ha ordenado el sobreseimiento provisional de la causa respecto a uno de los sospechosos por haberse autorizado su expulsión de territorio nacional. Además, ha acordado el sobreseimiento del caso en cuanto a los delitos de pertenencia a organización o grupo familiar.

“La actuación de los investigados no supera la mera coincidencia episódica de sus intervenciones en algunas agresiones, siendo de destacar que en los diferentes hechos mencionados en los atestados para justificar la existencia de al menos un grupo criminal no coinciden todos los investigados”, resalta la instructora. La magistrada también ha acordado el sobreseimiento provisional de la causa respecto a ocho de los 27 investigados.

La Guardia Civil destapó y descabezó en febrero de 2016 la primera banda criminal de jóvenes detectada en la provincia de Pontevedra. La investigación realizada por el Puesto Principal de Baiona-Nigrán, bajo la dirección del juzgado Número 5 de Vigo, consideraba que se trata de un banda juvenil violenta que está detrás de casi un centenar de incidentes registrados en la comarca del Val Miñor durante el año 2015. Peleas, enfrentamientos y agresiones tanto físicas como verbales en las inmediaciones de una conocida discoteca de A Ramallosa, en la calle Manuel Lemos.

Según el Instituto Armado, el objetivo que perseguía este grupo no es otro que el de imponer su ley, tanto en espacios privados como discotecas como en la calle, propiciando numerosas alteraciones del orden público y agresiones. En la mayor parte de los casos, sin motivo aparente, con la única finalidad de sembrar el miedo y el respeto entre los demás jóvenes. La sucesión de agresiones en la vía pública y al mobiliario urbano en esta zona de Nigrán durante los fines de semana generaron una gran alarma social y un serio problema de seguridad ciudadana que los vecinos han sufrido que se ha podido enfrentar con éxito gracias a la colaboración de la Policía Local de Nigrán.

La mayoría de estos jóvenes se suelen presentar como integrantes de la banda de “Los Chukis” para amedrentar y amenazar a los jóvenes con los que se enfrentan. Muchos de ellos tienen un amplio historial de antecedentes policiales y, tanto la vestimenta como la simbología que ostentan en sus tatuajes y el propio nombre del grupo les identifica.