El gobierno de Nigrán garantiza a los hosteleros que la ausencia de banderas azules no afectará al turismo

El gobierno de Nigrán envía un mensaje de calma a los hosteleros de Nigrán preocupados por la ausencia de banderas azules en los arenales. En este sentido, el alcalde, Juan González, insiste en que la decisión de no pedirlas «fue muy meditada y previo estudio de la situación en los municipios gallegos e incluso asturianos que decidieron renunciar a ellas».

«Antes de tomar la decisión analizamos casos como O Grove, donde desde 2016 que no ondean el turismo incluso creció, lo que quiere decir que no es una cuestión que se mueva por estos parámetros. En la afluencia de visitantes influyen otros factores», señala el alcalde, Juan González, quien insiste en que «la ausencia de banderas no significará una merma en la calidad de los servicios que se ofrecen en las playas» porque no solo se mantendrán, si no que se podrán ofrecer «sin presiones» con los criterios que el gobierno local, al margen de ADEAC, ven realizando: «La instalación de desfibriladores en los puestos de socorrismo o la compra de material adaptado para bañistas con diversidad el año pasado fue una apuesta de este gobierno, lo mismo que el año anterior instalamos aseos o cuestas», añade. En este sentido, el regidor insiste en que las playas se cubrirán con socorristas igual que se habían tenido bandera azul, «desde la Mancomunidad se contratarán 34 para Baiona y Nigrán y, como novedad, este año subiremos el salario hasta 1410 €/mes, casi 200 € más que el año anterior».

«En este tiempo notamos que cuándo se sube la bandera no tiene repercusión alguna entre la ciudadanía, pero en cambio, si por un requerimiento cualquier ADEAC decide que hay que bajarla el impacto sí es tremendamente negativo, la gente se alarma, piensa que la playa es insegura o insalubre cuando no es así. Significa trabajar bajo una amenaza y una presión injustificada», finaliza González.

El Ayuntamiento instaló por vez primera el año pasado desfibriladores portátiles en los tres puestos de socorrismo de Playa América, Patos y Panxón; o también el año pasado el Ayuntamiento adquirió material adaptado para facilitar el baño a las personas con problemas de movilidad (5.000 € en tres andadores y tres juegos de muletas especialmente diseñados para el uso en la arena y una nueva cadera anfibia que se suma a la ya existente). Y en el año anterior, 2017, el Ayuntamiento invirtió 45.000 euros en la construcción de aseos adaptados en Playa América, Patos, Area Fofa y A Madorra, así como en la instalación de cuestas de acceso para sillas de ruedas en Playa América. «Nuestra política con respeto a los arenales es clara y firme y seguiremos en esta línea pero sin la presión de ADEAC, que llega al extremo de cuestionar la estética de nuestra cartelería en la playa, en cuatro años tuvimos que cambiarla tres veces», explica González, quien recalca la apuesta del gobierno local por la máxima protección medioambiental de los arenales, especialmente del sistema dunar Playa América-Panxón.

Anuncios