UCN denuncia el incumplimiento del acuerdo plenario sobre la parcela abandonada en A Ramallosa

El portavoz del partido independiente Antonio Fernández Comesaña, denuncia el incumplimiento por parte del gobierno local del acuerdo plenario aprobado en noviembre de 2016, en relación a la parcela abandonada en A Ramallosa, por el que se acordó iniciar las gestiones con la propiedad y el Ministerio de Medio Ambiente, para recuperar para el dominio público la parcela sita en la Avda. de Portugal, y que en la actualidad se encuentra en un deplorable estado de abandono, cubierta de maleza, con serio peligro y foco de contaminación higiénico-sanitaria por su especial ubicación, no solo al estar situada en el centro urbano de A Ramallosa, sino también, colindante con el Río Miñor y la Plaza de Abastos, y que el alcalde -a pesar del tiempo transcurrido-, no ha realizado gestión alguna hasta la fecha.

UCN lamenta la falta de interés por parte del alcalde Juan González, para dar cumplimiento a los acuerdos aprobados por el Pleno de la Corporación, especialmente el referido a esta moción presentada por su grupo y que fue aprobada por UCN, PSOE, ND y BNG, pero, sin embargo, una vez más, el alcalde y su gobierno votan a favor de propuestas de la oposición para luego incumplirlas y no hacer nada.

UCN recuerda que la situación puede calificarse como llamativa, no solo por los riesgos sanitarios que comporta, así también, por su aspecto antiestético y de feísmo que representa para la zona, cuyo objetivo es doble, por un lado pretender recuperar para el dominio público local el uso y disfrute de una parcela de 557 m2, sobre la que existe una antigua construcción en estado ruinoso, que en su día albergó las antiguas instalaciones telefónicas y que actualmente se encuentra afectada por el deslinde marítimo-terrestre de la Ley 22/1988, de Costas, e igualmente sanear un entorno completamente degradado, en ruinas, lleno de maleza y dominado por las ratas, siendo un foco de contaminación y grave peligro sanitario -adosado a la plaza-, con el agravante de que el alcalde reside a escasos cien metros del entorno.

Fernández Comesaña insta al alcalde a que, de forma inmediata, ordene a la propiedad la limpieza y acondicionamiento de la parcela, de no hacerlo, que se ejecute de forma subsidiaria por el Ayuntamiento girando los gastos a la propiedad, independientemente de la imposición de multas coercitivas. Asimismo, que se inicie expediente de ruina por la situación en que se encuentra la edificación, así como también iniciar los trámites administrativos para una posible expropiación de la parcela para fines públicos.