La oposición tumba los presupuestos de Baiona

Con siete concejales y concejalas en el Salón de Plenos y con unos presupuestos alterados por procesos judiciales el Gobierno Municipal de Baiona afrontó agotado un punto y final la una legislatura para el olvido. Finaliza la tramitación de unos presupuestos que nacieron ya condenados, con su anulación por el voto en contra de todos los grupos de la oposición. Fueron reiterados los llamados al consenso que lanzó el Bloque Nacionalista Gallego, pidiendo dejar atrás las discrepancias políticas para obtener un documento trabajado en conjunto y que el equipo de Gobierno que surja de las próximas Elecciones Municipales pudiera acometer sin ataduras.

“Con las continuas rectificaciones del Gobierno Municipal por sus reveses judiciales, pretendía aprobar un documento alterado que como mínimo debería someterse a una nueva aprobación inicial. Las dudas sobre una aprobación que podría llevar un nuevo proceso judicial y su anulación remarcan aún más la continua improvisación del Partido Popular, que no es quien de asumir que perdió su posición dominante, un Partido Popular que evidenció su debilidad y que ya no cuenta siquiera con el apoyo de sus concejales y concejales”, señalan desde el BNG.

Una nueva baja en su grupo municipal le dejó momentáneamente con siete de los nueve concejales y concejalas que conformaron inicialmente. “El Bloque Nacionalista Gallego no iba a ser cómplice de semejante despropósito y alegó una vez más a dejar de lado las luchas partidistas, apostando porque estos deben ser acometidos por el nuevo Gobierno Municipal que salga de las Elecciones Municipales del próximo Mayo. Sea en el Gobierno, sea en la oposición, el Bloque Nacionalista Gallego tenderá la mano a todos y cada uno de los grupos municipales para conseguir unos presupuestos de consenso, fruto del diálogo no sólo entre organizaciones políticas sino también con el conjunto del vecindario baionés. Este es la que debe decidir que modelo quiere para los próximos cuatro años”, concluyen los nacionalistas.