El DOG publica hoy la aprobación del proyecto de mejora de la PO-552 entre Nigrán y Baiona

El Diario Oficial de Galicia publica hoy la resolución por lo que se aprueba el expediente de información pública y, definitivamente, el proyecto de ejecución de las obras de mejora de la seguridad viaria en la carretera PO-552, punto kilométrico, 10+600 a 13+800, entre los ayuntamientos de Nigrán y Baiona.

Esta intervención permitirá la eliminación de un trecho de concentración de accidentes en esta vía de titularidad de la Xunta, entre la glorieta de conexión con la AG-57 y Sabarís, con una inversión autonómica de más de 400.000 euros. La intervención hace necesaria la expropiación de 10 predios, destinándose una partida de cerca de 18.000 euros al pago de los terrenos.

En este enlace al DOG puede consultarse toda la información.

Se trata de una actuación que define la ejecución de los trabajos de mejora de la seguridad viaria y la eliminación de un tramo cualificado como punto negro en el tramo de la carretera Vigo-Tui, comprendido entre los puntos kilométricos 10+740 y 13+440.

Este proyecto está redactado en el marco de la estrategia que está desarrollando el departamento de Infraestructuras de la Xunta para intentar reducir los tramos de concentración de accidentes de la red autonómica de carreteras.

Los trabajos previstos en este tramo consistirán en la mejora de intersecciones en las que se produce una mayor parte de los accidentes en este tramo. Se ejecutarán cambios de sentido y se habilitarán carriles centrales de espera para facilitar los giros a la izquierda en las intersecciones que tienen suficiente visibilidad, y se reordenarán los giros en aquellas intersecciones que no tienen la visibilidad necesaria para garantizar los giros en las deseables condiciones de seguridad.

Más en concreto, se ejecutará una semiglorieta en la intersección del punto kilométrico 10+740, para facilitar los cambios de sentido, y una nueva glorieta en el punto kilométrico 11+150, que se corresponde con la calle Rans, incorporada al proyecto tras la información pública.

También se mejorará la intersección existente en el punto kilométrico 11+500 con el camino Carballal, con la ejecución de un carril central de espera y *emiglorieta, y se reordenará la intersección con las calles Cruceiro y Sarmiento, con la ejecución de un carril central de espera. La actuación incluye la señalización de un cambio de sentido en la intersección con la calle Manuel González Prado, la ejecución de una nueva glorieta en la intersección con la calle Valle Inclán y la reordenación de la intersección con la calle Romana.

Además, según el proyecto elaborado por el departamento de Infraestructuras de la Xunta, se ejecutarán pequeños tramos de aceras complementarios a la mejora de las intersecciones, se reforzará la señalización de los pasos de cebra del tramo para facilitar su percepción. Y, finalmente, se instalarán balizas entre los puntos kilométricos 13+180 y 13+440, para evitar el estacionamiento indebido en varios accesos situados en el margen izquierdo en la avenida Foz do Miñor, que reducen su visibilidad.

Hace falta resaltar que dentro de la estrategia que la consellería está desarrollando para intentar reducir la accidentalidad en los puntos negros de la red de carreteras de titularidad autonómica, se prevén otras dos actuaciones en la carretera PO-552, en el tramo Vigo-Nigrán. Se trata de intervenciones similares en el entorno de los tramos de concentración de accidentes, una entre la intersección con las carreteras de la Matamá y Muíños y a la entrada de San Miguel de Oia, ya licitada en el mes de diciembre, y otra en la zona de As Rexas, cuyo proyecto se encuentra en supervisión.

En el marco del Plan de Seguridad Viaria de Galicia 2016-2020, la Xunta está desarrollando una estrategia para intentar reducir hasta 2020 la accidentalidad de los trechos cualificados como tramos de concentración de accidentes de las carreteras de titularidad autonómica. Para ello, está prevista la ejecución de aproximadamente 40 actuaciones en 90 km, con una inversión que superará los 12 millones de euros, en el horizonte de esta legislatura.