El PP denuncia que la falta de control en las obras de un camino hace que se inunde una casa en Vincios

El Partido Popular de Gondomar denuncia que el pasado jueves una vivienda del barrio de Rocha en Vincios se vio inundada con el agua procedente del saneamiento al atascarse el tubo con las piedras que quedaron dentro del mismo durante la realización de unas obras en el camino, adjudicadas por el Ayuntamiento. Además, no sabían dónde estaban las arquetas al estar estas tapadas por el asfalto del camino, lo que dificultó los trabajos para encontrar la zona donde estaba el tapón. No entienden que cuando se asfalte un camino no dejen las arquetas a la vista, pensando sobre todo en unos casos de urgencia como este.

“La vecina que miraba como por las tuberías de desagüe del baño le salía el agua procedente del saneamiento, llamó al concejal responsable de obras, contestándole el mismo que no podía acercarse en ese momento y que se arreglara como pudiera”, nos explica Paula Bouzós, que se acercó hasta el lugar en cuanto tuvo conocimiento del problema, acompañada de otros miembros del partido para interesarse por la vecina y poder ayudarla en el que precisara.

El concejal de obras fue hasta el lugar al día siguiente con personal de la brigada de obras pero insistía en que la inundación no era culpa del saneamiento y que las obras se habían ejecutado bien, hasta que llegó una empresa, se puso a picar y encontró el problema, que no era otro más que el atranco de la tubería con dos grandes piedras procedentes de las obras allí ejecutadas.

La vecina puso en conocimiento de las autoridades los defectos ocasionados en su casa, con el fin de que, una vez solucionado el problema y cambiada la tubería, se le abonen los gastos ocasionados en su vivienda, y que por parte del ayuntamiento se haga el seguimiento de las obras que se ejecutan, para evitar que otros vecinos tengan que padecer las consecuencias de unas actuaciones mal realizadas.

En esta misma obra ejecutada por la empresa Construcciones Fechi, pero en la parte baja del camino afectado, también se puede apreciar como el asfalto recién echado se está hundiendo debido a la no compactación del terreno, por lo que en nada se tendrán que volver a hacer obras para la reparación del mismo. También se canalizaron todas las aguas hacia un solo desagüe que finaliza en la finca de un vecino en lugar de llevarlas al arroyo que existe a pocos metros, lo que hace que en estos días de lluvia los campos estén todos encharcados, como si de una piscina se tratara. En este caso, el concejal de obras que además es vecino de la parroquia, se había comprometido a suministrar las tuberías necesarias para dar salida a este agua, sin que después de varios meses tuvieran más noticias.

“Estos hechos vienen a ratificar las denuncias del PP gondomareño, que mira como en los últimos días se están ejecutando por parte del ayuntamiento obras a marchas forzadas y sin ningún control, solo para que el alcalde Paco Ferreira pueda justificar lo que no hizo durante estos cuatro años de mandato. El problema de todas estas prisas las pagamos después todos los vecinos, como pasó en el caso de esta vecina, ya que las complicaciones aparecen varios días o meses después de finalizadas las obras”, concluye Bouzós.