«Nigrán no pudo controlar el ruido durante más de dos años por tener el sonómetro sin calibrar»

Nigrán estuvo más de dos años con el sonómetro sin calibrar, entre el 2 de septiembre de 2016 y el 2 de octubre de 2018, por lo que durante este período de tiempo no se pudo realizar ningún control de la contaminación acústica generada por múltiples actividades, que resultan molestas para el vecindario.

Ante las numerosas quejas por las molestias que estaba causando el alto nivel de ruido generado por determinadas actividades, algunas de ellas promovidas por el gobierno municipal o algunos de sus miembros, Nigrán Decide solicitó diversa documentación, entre la que estaba el certificado de calibración del sonómetro municipal.

En la documentación facilitada el 10 de octubre de 2018, más de un mes después de realizar la solicitud, se señalaba que el sonómetro había sido calibrado el día 2 de octubre de 2018, indicándose en su remisión que no se había enviado antes por estar el sonómetro en fase de verificación.

Esta situación hizo pensar la este grupo municipal que el sonómetro se envió a calibrar después de su solicitud de información, por lo que registraron el 18 de noviembre, 11 días antes de la celebración del Pleno diera mes, una pregunta por escrito para conocer la fecha de la calibración anterior a la realizada al del mes de octubre del año 2018.

En el Pleno de noviembre, a pesar de existir el deber de contestar a las preguntas formuladas por escrito con más de 24 horas de antelación, el alcalde se negó a contestar la pregunta, que reiteraron en el Pleno de diciembre. En este Pleno, el alcalde contestó que la anterior calibración había sido el 24 de septiembre de 2018.

Ante esta respuesta, y dado que los períodos de validez de estas verificaciones son de un año, Nigrán Decide solicitó esa certificación, confirmándose en la documentación recibida que la anterior calibración era válida hasta el 2 de septiembre de 2016. Por lo tanto, entre esa fecha y el 2 de octubre de 2018 el sonómetro del ayuntamiento estuvo sin calibrar.

«No cabe la posibilidad de un error en la contestación, pues en su respuesta no coincide ni día, ni año, por lo que, como aconteció en otras ocasiones, el alcalde volvió a tratar de engañar al máximo órgano de representación del vecindario de Nigrán, que es el Pleno», señala José Cuevas, para continuar indicando que «con estas actitudes, se ponen de manifiesto a baja calidad democrática de este gobierno», finaliza Cuevas.

Anuncios